Batalla por Argentina


Em, mucho no tengo para decir, esto es una historia que invente, y que la vengo haciendo hace una semana y pense en compartirla con ustedes, ojala que les gustee. AA y quiero aclarar que el nombre, me base en la pelicula llamada Batalla Los Angeles: Invasion al mundo





Batalla por Argentina: Invasión al mundo





Esos pedazos de anda a saber que, no paraban de caer del cielo. Si los mirabas atentamente parecía que, antes de llegar a tocar las costas del río de Capital Federal, reducían su velocidad, así que, meteoritos o asteroides, no podrían ser. No pensé en salir de mi casa así que me quede adentro, lo único que escuchaba afuera, eran disparos...

Salí al balcón y lo único que veía eran esos meteoritos o lo que sean, que seguían cayendo sin parar, y también veía disparos que no alcanzaban sus objetivos y volaban por todo el cielo nocturno porteño. Cuando menos me di cuenta, paso algo volando y casi me deja sordo por el ruido que hacia, inmediatamente me metí a mi casa por las dudas. Ahora solo una cosa estaba clara, el mundo estaba en guerra.



24 horas antes del contacto



Tenia que ir a la UTN para hacer un curso de ingreso, cuando llegue, me preguntaron para que venia, le dije que para hacer el curso, y me llevaron a un aula con, mas o menos, 40 personas de casi mi edad. Antes de empezar el examen, el profesor que estaba a cargo de esa aula me llamo, quería saber mis datos antes de que empiece.

-Mi nombre es Zac Farro, tengo 20 años, nacido en Buenos Aires, Argentina, DNI 37589356 – Le dije

-Listo, esperame un segundo así te entrego el examen – Me contesto, el profesor, que honestamente no parecía un profesor de facultad, con esa cara tendría que ser de primaria

Lo tuve que esperar 10 minutos porque no encontraba la fotocopia. Bueno, Las fotocopias, eran casi 8 hojas, me quería matar, nunca pensé que pudiera aprobar eso. Termine el examen, mi cara de Dios era única, hice todo, complete todo, no deje nada sin hacer, luego me fui derecho a mi casa rápido, ya que eran como las 12 de la noche, y a esas horas en Capital, corre la droga y delincuencia.

Lo único que se me ocurrió hacer cuando llegue a mi casa fue avisarle a mi vieja que llegue, y que me fue bien en el examen, y después tirarme a dormir en la cama, sin cenar.

Me levante con un dolor de cabeza como si hubiera tomado un par de Frizze y un buen Fernet el día anterior, no tenia la mas puta idea de por que me levante así, me lave los dientes, se algo de música para despabilarme. Al minuto me llaman para ir a desayunar, había tostadas de jamón y queso, me comí las 3 que me hicieron sin dejar un rastro en el plato, parecía recién lavado.

La vida era perfecta para mi, me levantaba tarde, tenia el desayuno servido y el resto del día, no tenia nada que hacer. O al menos eso creia, porque me llamo mi vieja y me dio un par de papeles, lo único que me dijo al entregármelos fue:

-Toma, hace algo de tu vida y anda al banco a pagar la luz, vago de mierda

-No haré nada en todo el día, pero no lo hago porque no tengo otra cosa que hacer! – Le dije un poco enojado

Agarre los papeles, la plata que me dio y Salí rápido de mi casa. Solo a mi se me ocurre salir con mangas largas un día de 33 grados de calor. Camine un par de cuadras pero tuve que volver a mi casa porque el calor me estaba matando, subí, me cambie por una remera mas fresca, y volví a salir. En el camino me encontré con Gastón, un amigo de primaria. No voy a hacer esto muy largo, hablamos un rato, le pedí el mail así nos manteníamos en contacto y nos despedimos. Como sabia que tenia un viaje de 14 cuadras hasta el banco saque el mp3 y me puse a escuchar música, mas que nada para escuchar System of a down y sentirme un todopoderoso escuchando eso mientras camino. Por hacerme el langa me terminaron cogiendo entre 3 negros y me robaron el mp3, la plata no porque conozco el barrio, y me la puse en las medias.

No pensaba en volver a mi casa por el motivo del robo, total me faltaban 3 cuadras, y seguí como si nada. Le rezaba a dios que haya poca gente en el banco, tenia ganas de llegar a mi casa y seguir durmiendo del dolor de cabeza, aunque se que si me levanto con dolor de algo, lo voy a tener por el resto del día. Llegue al banco, habia un par de almas, salte de la alegría, y fui a hacer la fila donde había dos señoras de casi 70 años, con varios papeles en la mano y esperando a ser atendidas. Tenían que ser viejitas… charlando de sus nietos y de su vida, sin darse cuenta que hace media hora pudieron haber pasado a las cajas para cobrar o pagar, quien sabe que. Me toco mi turno, pague la luz, me dieron un papelito que ni idea para que era, pero lo tuve que firmar, y me fui devuelta a mi casa. Llegue y lo primero que note en el edificio era que no había mucho ruido, el que usualmente proviene de mi casa, somos de hacer mucho barullo con la tele al volumen máximo y mi hermano escuchando metal siempre al palo. Y bueno, esta vez parecía una mina abandonada el edificio, entre a mi casa (departamento para ser exactos) y como deduje, no había nadie. En la mesa del living-comedor había una nota de mi vieja, que decía que ella, mi viejo y mi hermano se fueron al shopping, al Unicenter, que quedaba en la loma del culo, lo cual significaba que tenia toda la tarde la casa sola para mi. También en la nota aclaró que me dejo la cena en la heladera, y que me la calentara en el microondas. Lo único que quería era dormir, pero como no había cenado la noche anterior, no me quedaba otra que almorzar, sino me iba a morir de hambre. Almorcé en 10 minutos, lo que es tiempo record para mi, ya que tardo, normalmente, 30 minutos o mas, y me fui a la cama a dormir un rato mas. Sin noción de la hora me desperté y la luz estaba cortada, pensé que los de Edenor me cagaron cuando fui a pagar hoy y me cortaron la luz igual, pero no fue así, porque me asome por la ventana y vi que todo el barrio estaba a oscuras, aunque a lo lejos, en el horizonte por así decir, se veían estallidos de luces, o algo así.

También, aunque no lo podía creer, vi meteoritos cayendo e impactando contra el Rio de La Plata, y se notaba que era en el agua porque salía el agua disparada para arriba del fuerte impacto

Salí a la calle para averiguar que pasaba, no es normal ver toda la ciudad oscura y estallidos de luces de fondo. Apenas salgo me cruzo con Gastón, corriendo como si estuviera escapando de algo

-Gastón me explicas que caraj… -- Me agarra del brazo obligándome a callar

-No hay tiempo de explicarte, creo que los ingleses deben estar bombardeando la ciudad, por el conflicto del petróleo en las Malvinas de nuevo, ahora se están vengando por la plataforma petrolífera que le volamos con un avión caza de nuestra fuerza aérea hace dos semanas – Me explica

-Bueno, pero mas te vale que sepas hacia donde ir

-Que te pensas, que vamos a correr como cagones?! A la mierda con todo, toma –alcanzándome una 9mm—vamos a defender la ciudad

-Pero si estas loco! Con una 9 no hacemos ni un agujero en una pared, los ingleses son la tercera potencia militar del mundo, y queres que vayamos a defender la ciudad con una pistola? Yo me vuelvo a mi casa

-Que no te digo! Valdrá la pena, si nos quedamos en nuestras casas será peor y nos tomaran de prisioneros de seguro, hay que luchar por lo que nos pertenece

-No se como haces para convencerme, vamos

Bajo la presión de correr sin parar, pataleamos como 10 cuadras y paramos un minuto a descansar, y volvimos al trote. Teníamos que ir a la zona de puerto madero, y a ese paso los ingleses ya habrían destruido media Capital Federal. Ya que todo era un caos y nadie respetaba nada, decidimos tomar prestado un auto así llegaríamos mas rápido al destino. Conseguimos un Nissan 370z que estaba estacionado afuera de Ideas Del Sur, donde filman eso del Bailando por un sueño. A la gente de ahí le sobra la plata así que si el pasaba algo al auto, a al semana tenían otro mejor. Gastón no sabía manejar, 22 años al pedo sin saber manejar. No hace falta decir quien termino manejando hasta allá. Llegamos hasta la 9 de Julio, cuando escucho un grito de una mujer

-Corran! Nos están aplastando como hormigas!

-No le hagas caso, vos seguí –Me dice Gastón

Apenas entro a la 9 de Julio, a la altura del obelisco, se ve algo raro que venia volando de lejos, pero iba muy rápido para ser un misil hecho por el hombre, y cuando menos me doy cuenta

-Rápido, move el auto mas para allá! –Me grito Gastón

Casi nos aplasta el Obelisco, esos putos tiraron abajo el Obelisco.

-Mira, mira eso, en el cielo! Es un grupo de nuestros cazabombarderos Lockheed Martin A-4AR de nuestra fuerza aérea! Todavía siguen luchando

-No te creas, en cualquier mom…aaa carajo!

Cuando menos nos dimos cuenta, de la nada sale otra nave, no se que era, pero no era de este mundo, derribando el grupo de aproximadamente 5 cazas, derribándolas con facilidad con sus metralletas

-Gas, no son los ingleses, nos están invadiendo otras cosas que anda a saber que son

-Hasta que no los vea no voy a aceptar nada – Me responde—

Continuamos a pie, había tantos escombros de edificios derrumbados que el auto no podía pasar sobre ellos. 5 minutos de caminata lenta por la avenida mas ancha del mundo, cuando me doy cuenta, habían tanques, camiones transportando militares, hasta la gendarmería movilizándose hacia el lado que estábamos yendo nosotros. Un militar nos vio y se nos acerco

-Tomen –Nos da una ametralladora parecida a la AK-47 – Vengan con nosotros, nos van a ayuda

-Al fin, viste Zac? Valió la pena venir hasta acá

-Vos me decís eso, y yo no se ni donde esta mi familia ahora

-Tranquilizate chabon, después que pase esto la vamos a buscar, el Unicenter queda para el otro lado de la ciudad, están lejos de este desastre

-Eso espero

-Menos charla y mas acción –Nos interrumpe el militar, que parecía el que mandaba en ese escuadrón de casi 20 militares-marines – Vengan

Nos desviamos de la 9 de Julio, parecía la Panamericana, pero en vez de autos, había escombros tapando el camino. Por la calle que íbamos todo parecía tranquilo, ni un alma, pero humo por todos lados y autos prendidos fuego. Hablando con el líder del escuadrón, nos informo que el mundo entero estaba bajo una amenaza Delta, esta amenaza, según nos explico, es la amenaza que proviene del espacio exterior. También nos comento que el enemigo había desembarcado en el costado del río. Mi deducción fue tal, que pensé que lo que cayeron no fueron meteoritos, sino las naves que transportaban al ejército enemigo. Otro soldado se metió en la conversación agregando

-Pensamos que ellos no tenían control aéreo, por lo tanto mandamos todas nuestras naves de cazabombardero a atacarlos desde arriba, y en el momento menos esperado, salieron naves del Río atacando a las nuestras, y las perdimos todas, todavía quedan algunas pero están viniendo de la segunda base militar, que esta en Córdoba capital

-Quiero saber exactamente que esta pasando, lo único que se es que esas cosas cayeron de la nada y empezaron a atacarnos –Comente—

-Sus naves cayeron, y usaron todas nuestras costas del mundo para aterrizar y amortiguar la caída desde el espacio a semejante velocidad. Desembarcaron de adentro de estas naves unas criaturas, de origen mecánico, o eran seres vivos con aparatos mecánicos encima que los hacían parecer robots, y empezaron a arrojar unos misiles de pequeño alcance y bajo rendimiento contra edificios y otras estructuras, así matando miles de seres—me dijo el líder del escuadrón—

-Interesante, y con que fin nos atacan? –Pregunto Gas—

-Aparentemente, no vienen con un fin de paz, quieren robarnos los recursos que no aprovechamos y que abundan, principalmente el agua, el nivel del mar bajo un metro desde que llegaron estas cosas, usan el agua de combustible para sus naves

-Cuantos son aproximadamente?—le pregunte—

-En total cayeron 18 naves pequeñas y una de un tamaño mucho mas grande que estas

-Y ahora yo digo, que planeamos hacer con un escuadrón de 20 soldados y un par de tanques? Derribaron toda nuestra fuerza aérea y…

-Calla pibe, y mira para atrás—me responde con, sarcasmo por así decir—

Gastón y yo nos damos vuelta, mirando hacia atrás, y vimos, creo yo que eran otros 20 escuadrones mas y 3 camiones de gendarmería.

-Veinte por veinte, 400… Somos 400 soldados en total mas la gendarmería, es suficiente?

-Me ves cara de adivino? No se cuantos serán ellos, espero que alcancen estos 400 que tenemos mas la gendarmería, que serán otros 50 creo.

Nos vimos obligados a tomar otro camino porque la calle por la que íbamos estaba muy dañada, y tomamos una avenida bastante ancha, allí decidimos esperar a los demás escuadrones para organizarnos. Cuando llegaron, me decepcione un poco, los conté a todos y no había mas de 375 soldados, incluyendo a los de la gendarmería. No había marcha atrás, no podíamos huir sin intentar salvar nuestro territorio. A lo lejos de la avenida, se ve avanzar un grupo de maquinas, que de seguro eran ellos. Movilizamos los camiones a un costado de la avenida y pusimos un par haciendo un escudo, a lo ancho de la avenida, 10 soldados se encargaban de los tanques, 2 por cada uno, uno que manejase el tanque y otro que cargaba el cañón. El resto, hicimos como un bunker en toda la avenida, esperando a que lleguen esas cosas raras. Tardaban mucho, parecían hormigas, se mezclaban entre si y parecía que no entendían nada de lo que estaban haciendo, hasta que de una maquina, sale disparado un misil que termina reventando un camión que hacia de escudo.

-Fuego, fuego!

Se escuchaban esas palabras provenientes de la boca del líder de mi escuadrón, así que abrimos fuego. Siempre me imagine en el medio de una guerra, pero no con alienígenas y luchando por mi mundo, mi casa, mi familia. Bala que va, bala que viene, se escuchan a nuestros 5 tanques disparar casi al mismo tiempo, impactando en el grupo de alienígenas, justo en el blanco. Se levanto mucho polvo y humo en la zona, esperamos a que se disipara el humo un poco, y de ese montón de escombros, sale una de esas naves, igual a la que casi me deja sordo, disparando sus metralletas contra nosotros y arrasando todo a su paso, aunque uno de nuestros tanques llego a disparar a tiempo, le dio y la nave parecía intacta, no le hacíamos suficiente daño con nuestras armas. La presidenta de Argentina autorizo a bombardear el área y tirar una bomba nuclear, con el fin de destruir cualquier cosa que no sea de este mundo. Yo no tenia problema con que destruyeran la ciudad en donde vivo, con tal de matar esas cosas. Teníamos 15 minutos para abandonar la zona del Río e irnos la mas lejos posible. Los soldados abandonaron los tanques y se subieron a los camiones, esta vez un poco apretados todos ya que nos habían destruido 3 camiones nuestros y nos tuvimos que amontonar varios en uno solo.

Parecía una carrera de esos autos ilegales, corríamos en picada por las calles de la ciudad, aunque no competíamos por dinero o algo así, estábamos compitiendo por quien se quedaba con la ciudad y quien no. Parecía que los habíamos perdido entre el laberinto de calles, pero de la nada, nos interceptan y nos bloquean el paso en los dos lados de la calle, ya no nos quedaba otra opción que luchar. Esta vez aprecian estar un poco mas armados, tenían vehículos de tierra, que creo que equipados con metralletas de calibre 20mm. Puedo reconocer las armas con facilidad ya que hice el servicio militar 1 año, regresando al tema, tuvimos que actuar rápido y organizarnos. Bajo fuego enemigo, intentamos escuchar las ordenes de nuestro líder, que apenas se escuchaban por las armas que se disparaban cada segundo, sin parar. Entre que paso todo esto, transcurrieron 25 minutos aproximadamente. El bombardeo a la ciudad fallo.

-Vayan, y cúbranse ahí –Señalando una entrada de subte

Fuimos rápidamente a donde nos indico el líder, y el no se por que razón o motivo, salio corriendo para el otro lado de la vereda. Aunque no llego, una bala lo alcanzo y pedazos de su cabeza quedaron esparcido por toda la calle. Sin líder, tuvimos que tomar decisiones propias y decidimos meternos en el subterráneo. Solo Gastón y yo nos metimos, el resto se quedo arriba luchando, ellos fueron los que decidieron quedarse luchando. Ya bajo el subterráneo, nos llamo la atención ver el lugar tan vació, porque siempre esta lleno de gente, yendo de un lado para otro.

-Fijate ahí --Señalándome el mapa con la líneas de subte—así nos tiramos a las vías y caminamos al interior de la ciudad

-Caminar por las vías? Estas loco

Apenas dije eso, paso un subte que parecía vacío, pero paso a toda velocidad, en fin, no se detuvo en la estación

-Ves a que me refiero? Todavía están funcionando los subtes

-Como puede ser posible si los subtes y trenes los manejan los humanos?

-Algunos, esta línea es nueva, la Linea G, con trenes de ultima generación, aunque el punto positivo de esta línea es que atraviesa capital federal de punta a punta.

-Habrá que arriesgarnos

Gastón se fija en el mapa para que lado teníamos que ir, si para la derecha o izquierda

-Para la izquierda tenemos que ir, vamos

Apenas nos tiramos en el andén, vimos pedazos de concreto cayéndose, el lugar se estaba derrumbando

-Vamos, rápido hay que irnos lo mas rápido que podamos

Corrimos sin parar, creo que 300 o 400 metros. En total, Gas me dijo que teníamos que recorrer 1000. No nos quedaba otra que seguir. Unos 250 metros después, notamos que se nos acabo el camino

-Como es posible esto? –Dije

-Espero no haberme equivocado de lado

-No te equivocaste–Le respondí, señalando la “pared” que nos obstaculizaba el camino—Mira esto boludo, la pared tiene luces por todos lados, no puede ser una pared, o menos el fin de la línea

No nos quedaba otra escapatoria, retrocedimos un poco, hasta una salida de emergencia que había, que nos llevo hasta la superficie. Salimos a la avenida Cabildo, seguro era la única calle en todo Capital que todavía conservaba su figura, y parecía una calle, aunque tenía un par de escombros por ahí. Entre esos escombros, había algo que no era un escombro. Tenía el tamaño de alto del Empire State y de ancho, casi del ancho de la avenida. Era eso lo que tapaba la línea de subte y no nos dejo continuar.

-Todas sus naves son pequeñas—Aclare—Pero las que son así de grandes, de diez mil veces el tamaño de las otras, deben de ser sus centros de control.

Se empezaron a escuchar disparos detrás nuestro, y cuando menos me di cuenta, había toda una caravana de militares, seguro la cordobesa, que vino lo antes posible hasta buenos aires para ayudar con la defensa.

-O nos ayudan o se van de aquí, vamos a bombardear esa cosa

-Los ayudamos. —dije sin dudar—no me voy a perder esto

Sin duda eran los cordobeses, en su brazo derecho tenían una insignia que decía “Ejercito de la provincia de Córdoba”, también se notaba que eran de allá por el acento típico de ellos. Éramos muchos como para tener miedo y quedarnos ahí parados esperando a ver que pasa, así que avanzamos sin miedo hacia esa cosa gigante, y no estaba cerca, a la distancia parecía que estábamos a 10 cuadras de esa cosa. Hicimos 5 cuadras sin problemas, ahí paramos. Los militares parecían demasiado organizados para ser del ejercito argentino, ya que acá no se les da un entrenamiento muy duro, como por ejemplo, al ejercito yankee. Volviendo al tema, vi casi por el final de la caravana un vehiculo muy raro, no se que tipo era, porque nunca lo había visto en el servicio militar. Era algo así como una camioneta, casi del tamaño de un camión, pero era de cuatro ruedas, y en la parte de atrás, tenia un cañón, pero no uno cualquiera, su diámetro del cañón era, calculo yo, que de 80 cm. Me imagino que tipo de misil se disparara con semejante cosa. El que parecía ser el líder de toda la caravana, empezó a mover a todos los militares a un costado de la calle

-Dale, dale! No hay tiempo de sobra acá! Todos muévanse para las veredas y refúgiense por las dudas en los comercios, rompan vidrios si es necesario

Ahora yo digo, semejante estruendo hace el cañón ese para hacernos despejar un perímetro de 10 metros de el?

-Ten cuidado que el misil no le de a algún semáforo, árbol o cable de por ahí—Dijo el supuesto líder—

-Van a derribar esa cosa de allá?—Dijo Gastón

-Vos que crees? Metete a algún negocio y mira lo que pasa

-No me huele bien esto—Dije

-No se vos, pero yo me voy a tapar los oídos

Sin llegar a taparme los míos, se escuchó una voz, que de seguro era la del líder, diciendo:

-Fuego!

Creo que hizo bien en despejar la calle de cualquier ser vivo alrededor de ese misil. Esa cosa, cuando se disparo, dio una onda expansiva que llego a romper los vidrios de los locales de la cuadra. Y obvio que yo termine con una sordera temporal.

Como curioso que soy, apenas se disparo, se me da por salir del local para ver el misil. El impacto fue...algo parecido a esas explosiones nucleares que se ven en la tele o videos en Internet. No hace falta que diga como termino la nave luego de la explosión. Se notaba que la cosa iba explotando poco a poco, cayendo sobre la gran avenida, y derrumbando un par de edificios a su paso.

-Fuego en el blanco—Dijo el líder—Ahora no tienen nada que controle sus naves

Cabe destacar que, al haber destruido su supuesta nave nodriza, sus naves aéreas que sobrevolaban la zona destruyendo todo a su paso, cayeron como mosquitos al no tener nadie o nada que las controlara.

-Al fin, el caos termina aquí—Dijo Gastón

-No te creas que termino, apenas desayunamos. Ahora vamos por el almuerzo

-En español por favor—Me respondió sarcásticamente

-Todavía quedan drones o lo que sean esas criaturas caminando por la zona

-Tiene razón el chico, ahora aseguraremos toda la zona de Capital en busca de esos bichos—Metiéndose en la conversación el líder—

Apenas termino esa frase, todos empezaron a subirse a los camiones y se empezaron a esparcir por el territorio. Fue muy bueno de nuestra parte ver como no tenían defensa alguna, solo sus armas de bajo calibre de fuego. Así, uno por uno, matamos todos los que bichos que habían estado a pie durante un par de horas. Tuvimos un par de bajas, pero a nadie le importo, las cosas esas vinieron por recursos, quizás por nuestro planeta, y nosotros con el pobre poder que teníamos, les volamos lo poco que tenían.

Nuestro ejercito sufrió muchas bajas, y ni quiero mencionar el tema de las bajas civiles, pero que mas da, el atacante fallo, y el defensor ganó. Al poco tiempo de saber que resultamos victoriosos, el ejercito uruguayo nos contacto. Querían que les ayudemos en la defensa de su ciudad, Montevideo. Apenas escuché eso en una radio del conductor del camión que nos transportaba, supe que no solo habían atacado nuestro país, sino Uruguay también. Eso pensé yo, hasta que el líder, desde otro camión, grita hacia el nuestro

-Muchachos, mucho no tenemos por hacer, pero los extraterrestres atacaron 48 localidades costeras, algunas con infinidad de naves, otras con pocas, por suerte, a nosotros nos atacaron con poca cantidad de nave. Es algo muy largo de explicar esto, pero lo resumiré. 18 de esas naves nodrizas ya fueron destruidas en ciudades como Los Angeles, Nueva York, Bogota, Tokio, Sao Paolo, entre otras. Ahora iremos a ayudar al ejército uruguayo con esas cosas, recién empieza la guerra.

Vinieron con sed de matar, y su sed, se transformo en nuestra sed. Ahora nosotros, estamos recuperando lo que fue de ellos, al menos por un par de horas, que importa. La tierra tiene el sello humano, no es ni podrá ser de ninguna otra civilización más, al menos por ahora.














Autor: gabopoldo
http://libros-online-gratis.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada