Ernesto Guevara de la Serna (1928-1967)

Ernesto Guevara de la Serna (1928-1967)

Cuba Uruguay africa 1967 Ernesto Asia che guevara bolivia Argentina España 1928 newyork




El revolucionario nacido en Argentina en 1928, que ayudó a Fidel Castro a llegar al poder en Cuba, fue capturado por el ejército boliviano y la CIA el 8 de octubre de 1967. Un día después, moría ejecutado por intentar lanzar una «revolución continental» en América Latina.









¿Un poco abrupto, no?



Mejor vamos a mirar la historia desde el principio..





Acta de nacimiento del rosarino accidental






Alrededor de 45 días de nacido, Ernesto Guevara sufrió una afección pulmonar. Entonces vivía con sus padres en Caraguatay, una zona rural de la provincia de Misiones, en el área de Montecarlo, 200 km. al norte de la capital Posadas. En ese lugar, Ernesto Rafael Guevara Lynch (1901-1987) acababa de comprar una importante plantación de yerba mate, por lo que alternaban su residencia entre el monte y la ciudad.



El padre del Che vivía en Buenos Aires pero se encargaba personalmente del yerbatal, que tenía el nombre de "La Misionera" y había sido comprado con parte de la herencia de su esposa, Celia de la Serna (1906-1965), instalando luego un molino yerbatero en Rosario. También obtenía ingresos del Astillero Río de la Plata, propiedad de varios miembros de su familia; ubicado en San Fernando que se incendió en 1930. El negocio nunca llegó a prosperar lo suficiente y terminó vendiendo el yerbatal en la década de 1940, para instalar una inmobiliaria y comprar una casa en Buenos Aires. En Córdoba instaló con un socio una empresa de construcción civil que quebró en 1947. En 1948 recibió otra importante herencia debido a la muerte de su madre, Ana Isabel Lynch Ortiz. Algunas biografías lo indican incorrectamente como ingeniero y de ideas socialistas. Se volvió a casar y tuvo tres hijos. En 1987 escribió un libro con el título "Mi hijo Ernesto".





Una característica de los padres del Che que influyeron considerablemente en su niñez y juventud, fueron su constantes mudanzas y traslados. Hasta dejar la Argentina definitivamente en 1953, su familia tuvo al menos 12 domicilios, en Buenos Aires, Caraguatay, San Isidro, Alta Gracia y Córdoba capital.



Residencias de la familia Guevara Lynch-De la Serna entre 1928 y 1953



1. Entre Ríos 480 (Rosario)

2. Santa Fe y Guise (Palermo, Buenos Aires)

3. Caraguatay (Misiones) (Museo)

4. Calle Alem, a pocas cuadras del CASI, (San Isidro, provincia de Buenos Aires)

5. Bustamante y Peña (Recoleta, Buenos Aires)

6. Plaza Hotel, frente a la plaza San Martín (Córdoba Capital)

7. Hotel "La Gruta" (Alta Gracia, Córdoba)

8. Villa Chichita (Alta Gracia, Córdoba)

9. Villa Nydia (Alta Gracia, Córdoba) (Museo del "CHE" Guevara)

10. Chile 288 (Córdoba Capital)

11. Arenales y Uriburu (Recoleta, Buenos Aires)

12. Araoz 2180 (Palermo, Buenos Aires)






En Caraguatay, los padres de Ernesto contrataron a una niñera para su hijo: Carmen Arias, una gallega que viviría con la familia hasta 1937 y que fue quien le puso el sobrenombre de Teté. Del yerbatal de sus padres y de su estancia en Misiones adquiriría el gusto por el mate, del que fue un apasionado toda su vida.



Cuando cumplió los dos años, se le presentó su primer ataque de asma. Acerca del surgimiento de esa enfermedad en su primogénito, Ernesto Guevara Lynch contó que una fría mañana del mes de mayo de 1930 su esposa se bañó con el pequeño en la playa del Club Náutico de San Isidro. Cuando regresaron a la casa notaron que el niño no estaba bien y en horas de la noche comenzó a toser.



Ernesto Guevara Lynch contó: "Yo nunca había presenciado un ataque de asma y cuando lo note con bronquitis y fatigado llame a un viejo vecino nuestro quien no dió demasiada importancia a la enfermedad y diagnóstico bronquitis asmática sin complicaciones, conectando este ataque con una vieja neumonía que Ernesto había contraído en la ciudad de Rosario, a los pocos días de nacer. Le recetó lo corriente en aquella época: calor, jarabes con adrenalina, cataplasma y otros paliativos.



Ernesto mejoró, pero el asma, aunque aliviada, no desapareció. El doctor comenzó a preocuparse por su persistencia. Por fin mejoró bastante, pero en cuanto se le descuidaba en el abrigo, o por cualquier otro motivo, le volvían los ataques asmáticos." (1)



No resultó fácil para los padres de Ernesto Guevara enfrentar el mal que aquejaba a su hijo e incluso esto provocó que en el transcurso del tiempo se fuesen trasladando hacia distintas regiones de Argentina en busca de un lugar con un clima adecuado que contribuyera a evitar que las crisis de asma se le presentaran con frecuencia al niño.



De la angustia que ellos sentían e incluso de cómo reaccionaba Ernesto cuando muy pequeño se le agudizaba la falta de aire, también relató Ernesto Guevara Lynch: "Ernesto se iba desarrollando con ese terrible mal encima y su enfermedad comenzó a gravitar sobre nosotros. Celia pasaba las noches espiando su respiración. "Yo lo acostaba sobre mi abdomen para que pudiera respirar mejor y, por consiguiente, yo dormía poco y nada.



Cuando Ernesto apenas comenzaba a balbucear alguna que otra palabra, decía: "Papito, inyección", en el momento en que el asma se le acentuaba. Esto da la medida de cual seria su sufrimiento al no poder respirar con libertad; los niños tienen terror al pinchazo y él, en cambio, lo pedía porque sabia que era lo único que le cortaba los accesos." (2).



(1). Testimonio reflejado en el libro de Ernesto Guevara Lynch titulado "Mi hijo Ernesto". Editorial Sudamericana Planeta, julio de 1984, paginas 139-140. (2) Idem, pág 140











Era un muchacho de barrio

Dos años después de su nacimiento, y tras habérsele presentado ataques de asma a Ernesto, su familia decide trasladarse de Misiones a Buenos Aires con la finalidad de poder atender debidamente el padecimiento del niño. Cuando Ernesto tenia cuatro años, atendiendo al criterio de los médicos, quienes señalaban que el clima de la capital del país resultaba muy húmedo y que para el niño era mejor que residieran en otra zona con mejores condiciones climáticas, la familia se mudo de Buenos Aires hacia la provincia de Córdoba, situada en la parte central de Argentina ya que en las sierras de esta región el clima es seco.



Los Guevara se asentaron en la ciudad de Alta Gracia, ubicada en la Sierra Chica, al sur de la capital provincial. Fue en esa zona donde transcurrió la infancia de Ernesto Guevara de la Serna.

Inicialmente a causa de su padecimiento Ernesto no comenzó a asistir a la escuela a la edad requerida y su madre fue la que le impartió las primeras lecciones, pero después empezó a estudiar en la escuela "José de San Martín" en dicha ciudad.



De cómo era como estudiante y durante la etapa de su niñez han dado cuenta algunos compañeros suyos en la escuela y quienes lo conocieron y trataron en forma sistemática.

Mario Cesar Díaz afirmo: "Yo fui compañero de Ernesto en el colegio "Solares". Lo recuerdo bien, y también a sus hermanos menores. En realidad, yo estaba en grados superiores, porque le llevaba unos dos años a Ernesto.

Allí enfrente estaba la canchita que los "pibes" teníamos para jugar al fútbol. Ernesto actuaba de arquero, porque con lo del asma no podía correr mucho. Siempre andaba con la "jeringa" en el bolsillo. A Ernesto le gustaba colocarse gorra, como los arqueros mayores, pero con la víscera hacia atrás." (1)





Vacaciones familiares

en Mar del Plata, año 1943

Elba Rossi fue la primera maestra que tuvo Ernesto Guevara en Alta Gracia. Ella lo recordó así:

"Ernesto era muy inteligente, independiente; capitaneaba a los demás. No era alumno de un pupitre, necesitaba todos los pupitres." (2)



Otro compañero de estudios, José Aguilar, lo evocó de la siguiente forma:

"Recuerdo que había una maestra que tenia la costumbre de dar nalgadas. El se pone una vez un ladrillo en el fondillo, bajo el pantalón, para cuando la maestra le pegue. Claro se produce tremendo escándalo en la escuela."(3)



Juan Miguez detalló como era Ernesto cuando niño:

"Ernesto era un chico muy decidido. Por ejemplo si jugábamos al fútbol y solo éramos cinco, el quería actuar de arquero contra los otros cuatro. Nos criamos juntos aunque el era unos tres años mayor que yo y esto me hacia andar también con su hermano Roberto."(4)



Sobre como solía relacionarse con los demás opino Mario Cesar Díaz:

"Ernesto era un muchacho de barrio no andaba con los "niños bien", sino con nosotros."(5)



Y en relación con sus características físicas señaló Oviedo Zelaya:

"Lo recuerdo "chicuelòn". El asma lo hacia parecer mas chico que su hermano, que era menor."(6)



(1) Testimonio reflejado en el trabajo de Elio Constantin "Por las Huellas del Che en su 45 aniversario", periódico Granma, 14 de junio de 1973, página 5. (2) Idem, pág 6 (3) Idem, pág 5 (4) Testimonio reflejado en el trabajo "Un Che recorre América". Revista Cuba, ANO VI, No 67, noviembre de 1967, pág 15. (5) Testimonio reflejado en el trabajo de Elio Constantin, pagina 4 (6) Idem, pág 5.











Un aprendíz de guerrero

Ernesto Guevara tenia menos de diez años cuando en España los republicanos se enfrentaron a las agresiones de los fascistas. No obstante los acontecimientos en este pais influyeron en el infante y esto se reflejo hasta en sus juegos con sus amigos.



En su casa solían rejuntarse varios amigos de sus padres y comentaban acerca del desarrollo de las acciones bélicas en España. "Nuestro hijo mayor escuchaba con atención todo lo que se hablaba e incluso en un mapa de España que le conseguimos fue marcando con banderitas el reporte de las batallas y combates. Pero lo mas relevante no fue eso sino lo que estaba ocurriendo en el patio de nuestra casa."(1)



La familia Guevara vivía entonces en Villa Nydia, en la zona de Alta Gracia. Era una amplia casa que contaba además con un terreno de más de una hectárea, en donde prácticamente había un espeso monte. Sin que sus padres lo supieran Ernesto en unión de varios de sus amigos empezó a construir en dicho terreno algunas trincheras comunicadas entre si por pasillos subterráneos. Allí ellos solían jugar a la guerra española y con la utilización de palos y piedras entablaban "combates" "Muy especialmente recuerdo un día en que estando leyendo en mi estudio llego uno de los chicos quejándose de una pedrada en una pierna. Fui a ver que pasaba y me encontré con que en el fondo de los terrenos de mi casa, habían construido varias líneas de trincheras Inter.- comunicadas y en ella había un verdadero deposito de piedras. "Averigüe mas y supe que desde hacia muchos días jugaban a la guerra. De un lado 15 o 20, del otro lado, otro tanto. Peleaban y se defendían a pedradas. Yo, inocente creía que sus juegos no representaban ningún peligro, pero allí me di cuenta de que era un verdadero entrenamiento para la formación de hombres. "Después me olvide de todas estas cosas. Me olvide del Ernesto montaraz. Paso el tiempo y el siguió el curso de la vida. Estudio y se hizo prácticamente un científico. Nunca hubiera pensado que estas pequeñas inclinaciones guerrilleras fueran las determinantes posteriormente. Se unían en el dos cosas: el haber vivido en el campo, en contacto con la naturaleza, haciéndose experto en el dominio de ella y, el haberse hecho, al mismo tiempo un aprendiz de guerrero."(2)



(1) Entrevista concedida al autor. (2) Testimonio reflejado en el trabajo de Lisanka titulado "Don Ernesto habla de Ernesto". Verde Olivo, Año XI, No. 41, 11 de octubre de 1970, pag 18.







El primero a la derecha es el Che

Aunque reviente lo voy a seguir practicando

Ernesto Guevara prefería practicar los deportes fuertes, en los que era necesario desarrollar una intensa actividad física. A sus padres le preocupaba bastante esa preferencia de su hijo por el asma que padecía, pero el no le daba mucha importancia a la enfermedad y sentía feliz cuando jugaba, por ejemplo, al fútbol y al rugby.



Cuando vivía en Alta Gracia, Ernesto prácticaba el fútbol tanto en una cancha como en cualquier terreno libre de malezas. Su padre afirmó que a él no le importaba tampoco que hiciera frío o calor ni que hubiera lluvia o vientos ya que el fútbol lo hipnotizaba.



En Buenos Aires en el club de San Isidro solía practicar el rugby. Particularmente su familia sentía cierto temor por la práctica sistemática de este deporte tan violento e incluso algunos médicos le habían expuesto a su padre que eso ponía en peligro su vida puesto que era posible que su corazón no resistiése tal carga. Ernesto Guevara Lynch trató de convencer a su hijo para que desistiése de la práctica de dicho deporte y le expuso lo que le habían manifestado los especialistas.



No obstante recibió una respuesta categórica del joven:



"Viejo, me gusta el rugby y aunque reviente lo voy a seguir practicando."(1)



(1) Testimonio reflejado en el libro de Ernesto Guevara Lynch titulado "Mi hijo Ernesto", Ed. Sudamericana Planeta, paginas 242-243.










Ernesto habla un excelente francés que le fue transmitido naturalmente por su madre. A causa de su enfermedad, el asma, el Che no concurre a la escuela y es Celia De la Serna quien se encarga de su educación formal concerniente a los grados inferiores de la escuela primaria. El joven Guevara ingresa en el colegio Deán Funes, donde realizará el liceo, y en los últimos años de su educación secundaria planificará el ingreso a la Universidad de Córdoba con el propósito de estudiar ingeniería. Concluidos sus estudios secundarios, durante las vacaciones, Ernesto viaja a Buenos Aires para visitar a su abuela paterna, Ana Lynch. El joven Guevara necesita dinero y con su amigo Tomás Granado toma un curso de “Laborista de Sueldos”. Este curso le abrirá las puertas en un organismo del Estado argentino, Vialidad Nacional, que lo envía al interior del país a cumplir tareas administrativas, por las que recibe un sueldo de 200 pesos.



Comienza, en 1945, a recopilar datos que extrae de sus innumerables lecturas e investigaciones, en un cuaderno al que llamó “Diccionario filosófico”, en el que desarrolla ideas, anota palabras que le interesa recordar, definiciones y pequeñas biografías de grandes hombres. Esta costumbre de testimoniar en diarios personales lo acompañará durante toda su vida. Ernesto escribe sobre sus viajes, la guerra revolucionaria, su odisea en Bolivia y hasta páginas que describen sus sentimientos hacia María del Carmen Ferreyra, “Chichina”, su primer amor.






Enterado de la agonía de su abuela Ana, que ha sufrido un derrame cerebral, Ernesto renuncia a su trabajo y regresa inmediatamente a Buenos Aires para cuidar de la anciana hasta que ésta muere. Es tal la marca que este suceso imprime en la vida del joven Guevara, que abandona la idea de estudiar ingeniería en Córdoba, donde ya había solicitado su matriculación, y se anota, más adelante, en la Facultad de Medicina de Buenos Aires. Este no va a ser el único suceso que llevará a Ernesto a cambiar el rumbo en la elección de sus estudios universitarios. La enfermedad de Celia, su madre, quien fuera operada en 1945 de un tumor maligno en un seno, influirá también en su decisión, y un tercer ingrediente manifiesto resulta de la determinación del Che en acabar con el flagelo del asma que lo persiguió, sin darle tregua, durante toda su vida. La especialidad médica que elige Guevara para realizarse en su vida profesional no es una casualidad. Ernesto se dedicará a investigar las alergias bajo la dirección del profesor Salvador Pisani. Ernesto médico sería entonces la consecuencia directa de la necesidad de curar y curarse.





Cruzando el Titicaca con Alberto Granado

Durante 1952 realiza una larga jornada por América Latina, junto con Alberto Granado, recorriendo el sur de Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Colombia y Venezuela. Observan, se interesan por todo, analizan la realidad con ojo crítico y pensamiento profundo. Ernesto regresa a Buenos Aires decidido a terminar la carrera y el 12 de junio de 1953 recibe el título de médico.



Primer Viaje (1952)











Segundo Viaje (1953/1955)





En julio de 1953 inicia su segundo viaje por América Latina. En esta oportunidad visita Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, El Salvador y Guatemala. Cuando Ernesto recorre los países del litoral pacífico de América del Sur, al visitar las minas de cobre, los poblados indígenas y las leproserías, es donde da muestras de su profundo humanismo, se va creciendo y agigantando su modo revolucionario de pensar y su firme antimperialismo. En Guatemala conoce a Hilda Gadea, con la cual contrae matrimonio y de cuya unión nace su primera hija.





Luna de miel en Yucatán, año 1955



Matrimonios de Ernesto Che Guevara

De las relaciones amorosas que Ernesto Guevara mantiene durante su vida, solo dos llegarán a ser significativas para él y ambas terminarán en matrimonio. El primero, luego de un accidentado noviazgo que tiene como escenarios a Guatemala y México, con la peruana Hilda Gadea; el segundo, con Aleida March, una combatiente cubana a quien conoce en la última etapa de la guerra revolucionaria contra el dictador Fulgencio Batista.




El Che no iba tras las mujeres. Se dice que a la suya, Aleida Marsh, la maltrataba en público. Lo revela Benigno en sus memorias. "Porque su mujer tenía un carácter muy fuerte, como si quisiera lucirse, y él combatía ese tipo de actitudes"










A las siete de la tarde del 15 de febrero del 1956, en México, nace Hilda Beatriz, hija del matrimonio Guevara-Gadea. La llegada de la niña pone un poco de tranquilidad en la ya desgastada relación de pareja de sus padres.



De gira por los países del Este, en momentos en que se preparaba a partir de Pekín a Moscú, el 17 de noviembre el Che recibirá la noticia del nacimiento de su segunda hija, Aleida Guevara March en La Habana, Cuba, donde nacerá el resto de sus hermanos.



El 20 de mayo de 1962, mientras se desempeñaba como ministro de Industrias de Cuba, nace su primer hijo varón, al que los Guevara llamarán Camilo, en homenaje al legendario amigo y compañero del Che en las campañas por las sierras, Camilo Cienfuegos, quien perdiera la vida trágicamente en un accidente aéreo.



El 14 de junio de 1963 nacerá Celia -el nombre elegido por el Che representa un claro homenaje y reconocimiento de Ernesto hacia su madre-, cuarto descendiente del Che y tercer hijo del matrimonio Guevara March.



El 19 de marzo de 1964, de su relación con Lidia Rosa López nace el único hijo extramatrimonial que se conoce del Che: Omar Pérez.



A comienzos de 1965. nace Ernesto, el último de sus hijos producto de su relación con Aleida March Torres.














A mis hijos



Queridos Hildita, Aleidita, Camilo, Celia y Ernesto:



Si alguna vez tienen que leer esta carta, será porque yo no esté entre Uds.



Casi no se acordarán de mi y los más chiquitos no recordarán nada.



Su padre ha sido un hombre que actúa como piensa y, seguro, ha sido leal a sus convicciones.



Crezcan como buenos revolucionarios. Estudien mucho para poder dominar la técnica que permite dominar la naturaleza. Acuérdense que la revolución es lo importante y que cada uno de nosotros, solo, no vale nada.



Sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario.



Hasta siempre hijitos, espero verlos todavía. Un beso grandote y un gran abrazo de




Papá











Junto a sus padres, Ernesto Guevara Lynch y Celia de la Serna





1 de abril de 1965



Queridos viejos:



Otra vez siento bajo mis talones el costillar de Rocinante, vuelvo al camino con mi adarga al brazo.

Hace de esto casi diez años, les escribí otra carta de despedida. Según recuerdo, me lamentaba de no ser mejor soldado y mejor médico; lo segundo ya no me interesa, soldado no soy tan malo.

Nada ha cambiado en esencia, salvo que soy mucho más conciente, mi marxismo está enraizado y depurado. Creo en la lucha armada como única solución para los pueblos que luchan por liberarse y soy consecuente con mis creencias. Muchos me dirán aventurero, y lo soy, sólo que de un tipo diferente y de los que ponen el pellejo para demostrar sus verdades.

Puede ser que ésta sea la definitiva. No lo busco pero está dentro del cálculo lógico de probabilidades. Si es así, va un último abrazo.

Los he querido mucho, sólo que no he sabido expresar mi cariño, soy extremadamente rígido en mis acciones y creo que a veces no me entendieron. No era fácil entenderme, por otra parte, créanme, solamente, hoy. Ahora, una voluntad que he pulido con delectación de artista, sostendrá unas piernas fláccidas y unos pulmones cansados. Lo haré.

Acuérdense de vez en cuando de este pequeño condotieri del siglo XX. Un beso a Celia, a Roberto, Juan Martín y Patotín, a Beatriz, a todos. Un gran abrazo de hijo pródigo y recalcitrante para ustedes.



Ernesto










Disfrazado para su salida hacia el Congo, año 1965


El día que supo de la muerte del Che, Julio Cortázar

-que le había dedicado su memorable cuento "Reunión"

en el volumen Todos los fuegos el fuego-,

le escribió este poema hoy casi olvidado:






Che



Yo tuve un hermano.

No nos vimos nunca

pero no importaba.

Yo tuve un hermano

que iba por los montes

mientras yo dormía.

Lo quise a mi modo,

le tomé su voz

libre como el agua,

caminé de a ratos

cerca de su sombra.

No nos vimos nunca

pero no importaba,

mi hermano despierto

mientras yo dormía,

mi hermano mostrándome

detrás de la noche

su estrella elegida.



Julio Cortázar











Eduardo Galeano opina del Che

castellano + italiano



youtube | video-star











“…Che Guevara, si tal se puede decir, ya existía antes de haber nacido,

Che Guevara, si tal se puede afirmar, continúa existiendo después de haber muerto.

Porque Che Guevara es sólo el otro nombre de lo que hay de más justo y digno

en el espíritu humano. Lo que tantas veces vive adormecido dentro de nosotros.

Lo que debemos despertar para conocer y conocemos, para agregar el paso humilde

de cada uno al camino de todos.”



José Saramago













“El conocimiento nos hace responsables”









“No se vive celebrando victorias,

sino superando derrotas”.






Ernesto “Che” Guevara




















Ernesto Guevara, el “Che”, que fue asesinado en Bolivia hace cuarenta años, estuvo en España en tres ocasiones tras el triunfo de la revolución, y el régimen de Franco, aunque era todavía férreo, permitió -y silenció- estas visitas con la única condición de que no contactara con la oposición.

Siete años más tarde, el Che volvió a pasar por España, esta vez bajo una identidad falsa y con pasaporte uruguayo.

En 1959 el régimen franquista ni siquiera se asomaba a la apertura de los 70, pero permitió que el revolucionario más famoso del mundo, el icono moderno de la lucha contra el poder, el mito de la izquierda del siglo XX, el Che, se paseara por Madrid sin que ningún policía, los ”grises”, le tocara siquiera.

Ese año el guerrillero argentino pisó suelo español dos veces. Y de ambas quedó constancia gráfica.

La primera fue el 13 de junio, en una breve escala de camino a Egipto, sólo seis meses después de haber derrotado al dictador Fulgencio Batista en la Habana junto a Fidel Castro.

Por supuesto, no hubo ningún recibimiento oficial para quien sólo un año después sería ministro de industria de Cuba, aunque los servicios secretos del gobierno español no le perdieron de vista durante las horas que pasó en Madrid.

El régimen franquista, que ese mismo año recibiría al general Dwight Eisenhower -cuya administración colaboró durante algún tiempo con la dictadura de Batista para evitar el triunfo del ejército rebelde liderado por Castro y Guevara-, había autorizado su escala en Madrid a condición de que no tuviera contactos con la oposición.





El Che cerca del intercambiador de Moncloa



Vestido con el clásico uniforme del ejército cubano, tocado con la típica boina negra y con un enorme puro asomando entre sus barbas, así se paseaba el revolucionario por las calles de Madrid el 13 de junio de 1959, aunque seguramente muy pocos lo reconocieron.







Frente a la Facultad de Medicina

de la Universidad Complutense de Madrid



Esa visita la aprovechó para conocer, además, una plaza de toros, la de Vistalegre, para pasear por la ciudad universitaria, por la Plaza de Oriente y el Palacio Real, y para conocer algunos barrios de la capital.







Dentro de la Plaza de Toros de Las Ventas en Madrid



Ya en septiembre, a su vuelta de este viaje, con motivo de la Cumbre de Países no Alineados, el Che volvió a hacer escala en España y pernoctó en el hotel Suecia.

Esa segunda visita dejó la imagen inusual del líder guerrillero apostado en la barrera de las Ventas, tocado con su inseparable boina y rodeado de su séquito militar disfrutando de una corrida de toros.







fotografía tomada por Raúl Castro en otoño de 1966

en el campo de entrenamiento de Ñancahuasu, Cuba

El Che Guevara es el tercero a la derecha



En el tercero de los viajes fue Ramón Benítez y no Ernesto Guevara quien aterrizó en Barajas, pues en octubre de 1966 el revolucionario se escondía ya bajo una falsa identidad, y se había caracterizado con gafas y con el centro de la cabeza afeitado y desprovisto de pelo, según la fotocopia del falso pasaporte uruguayo que se encontró tras su muerte.

En él se distinguen claramente los sellos de entrada y salida del aeropuerto de Barajas y el nombre que continuó utilizando después en su actividad guerrillera en Bolivia para su gran proyecto de insurrección en toda América Latina.





dos identidades utilizadas por el Che



Ramón Benitez para ir al Congo







Adolfo Mena Gonzalez para ir a Bolivia











archifamosa imagen del Che que el fotógrafo Alberto Korda tomó en los funerales

de las víctimas del sabotaje al barco La Couvre, en marzo de 1960






Extraído de: efe











Con un periodista en un hotel de Madrid

14 de junio del año 1959. Un desconocido, por aquel entonces, Ernesto Che Guevara llegaba al aeropuerto de Madrid. Iba en dirección a El Cairo a una cumbre de los Países No Alineados en representación del gobierno cubano. Por motivos del vuelo, el Che tuvo que hacer escala en la capital de España. Pasó casi 24 horas. Toda la estancia del guerrillero la retrató el fotógrafo César Lucas que le acompañó a todas partes. De ese momento nace la exposición Che Guevara. 1959: Un paseo por Madrid que hoy se inaugura oficialmente en la Biblioteca de Asturias, tras su paso por el Derrame Rock. 23 fotografías, de una selección de 30, que demuestran la estancia del Che en Madrid gracias a su autor César Lucas. Actualmente, es editor gráfico de la revista Interviu .

“Era una persona normal, cordial y de buen trato”, dice Lucas del Che . El fotógrafo recuerda como por aquella época llevaba una cámara que tiraba doce fotos y “había que disparar con mucha seguridad”. Con cuatro carretes en el bolso, el objetivo y la preocupación de Lucas “era que se viera que el Che estaba en Madrid”.

El fotógrafo explica que el guerrillero era una persona interesada en ver la ciudad, la universidad, entró en Galerias Preciados, la plaza de toros y “me preguntaba cosas sobre fotografía”. Al final de su estancia en Madrid, el Che le regaló unos puros a Lucas. “Fumas”, le preguntó Guevara a Lucas; “toma unos puros”, le dijo de nuevo tras la respuesta afirmativa del fotógrafo. Para muchos esos puros serían en estos momentos como un tesoro, pero “me los fumé. Quién iba a pensar eso en aquel momento?”, se pregunta en estos momentos Lucas.





Durante ese viaje le escribió a su madre una interesante reflexión introspectiva:

"Algo que realmente se ha desarrollado en mí es la sensación de lo masivo en contraposición con lo personal; soy el mismo solitario que era, buscando mi camino sin ayuda personal, pero ahora poseo el sentido de mi deber histórico. No tengo hogar ni mujer ni hijos ni padres ni hermanos ni hermanas, mis amigos son mis amigos en tanto piensen políticamente como yo y sin embargo estoy contento, siento algo en la vida, no solo una poderosa fuerza interior, que siempre sentí, sino también el poder de inyectarla a los demás y el sentido absolutamente fatalista de mi misión que me despoja del miedo."











LA MUESTRA

Che Guevara. 1959: Un paseo por Madrid nos muestra al personaje, a la persona, y una España, un Madrid, que muchos no han visto y otros recordarán. De todas las instantáneas que César Lucas sacó de la visita, sólo se publicó una. Tras la visita de Guevara, las fotos se quedaron en un cajón hasta que las rescataron años después.

Aunque cada foto es hijo del mismo padre, César Lucas asegura que hay dos instantáneas que para el son muy especiales. La primera, en la que sale el guerrillero con el Arco de Triunfo al fondo; y la segunda donde el Che se fotografía con una camarera en la barra de la cafetería California , de Madrid.

Ahora podemos contemplar las imágenes de aquel paseo por Madrid, gracias a que el fotógrafo César Lucas, advertido por el periodista Antonio Olano, tuvo el instinto de recoger con su cámara la imagen de uno de los mitos del siglo XX. Tenía 18 años y colaboraba con Europa Press y con el diario Pueblo . “Creo que es una exposición que tiene un gran nivel y es bastante buena”, afirma el autor de las fotografías.

En la actualidad, sigue dedicado al mundo de la fotografía, “no se hacer otra cosa”, y hoy inaugurará otra de sus exposiciones en Santander sobre la trayectoria profesional del fotógrafo. César Lucas es el autor de una de las fotos que más vueltas dio en España: Marisol desnuda en Interviu . El fotógrafo lleva casi 50 años tirando fotos por el mundo.




En junio de 1959, meses después de la victoria revolucionaria, el Che es enviado por Fidel a recorrer el mundo en busca de apoyos para la revolución.El 16 del mismo mes, Guevara se aloja en El Cairo, República Árabe Unida, a la espera de una entrevista concertada con el Ráis, Gamal Abdel Nasser (foto arriba), líder del nacionalismo árabe con el que discute los alcances de la reforma agraria llevada a cabo en ese país y con quien mantendrá una estrecha amistad a lo largo del tiempo. Posteriormente Guevara se trasladará a Damasco, el canal de Suez y Alejandría. El 1º de julio, el embajador cubano Ernesto Guevara arribará a la India, donde visitará la tumba de Gandhi y donde se entrevistará con Nehru. El día 12 el argentino nacionalizado cubano partirá hacia Birmania y luego la meta será Tailandia. El 15 parte hacia Japón donde visitará además de Tokio, Osaka e Hiroshima.



El 30 el Che ya se encuentra en Jakarta, Indonesia, donde es recibido por el entonces presidente Sukano. El comandante permanecerá dos días en Singapur, Malasia, desde donde partirá hacia Hong Kong donde el asma lo tumbará nuevamente. Recuperado, parte hacia Ceilán adonde arribará el 6 de agosto, el día 8 lo encontrará en tierras paquistaníes, en donde será recibido por el jefe de gobierno Ayub Khan. De Pakistán a Atenas y de allí a Yugoslavia. Sudán pasa apenas bajo los pies del Che que arriba a Roma el 27 de agosto donde visitará la Capilla Sixtina. De Madrid a Marruecos. Después de tres meses ausente de Cuba, el 10 de septiembre el Che Guevara pisa nuevamente suelo cubano.










Previo paso por Checoslovaquia, el 22 octubre de 1960, donde el argentino negocia en entrevista con el premier Novotny un crédito por 20 millones de dólares y la instalación en Cuba de una industria checa destinada a la fabricación de tractores y camiones, la primera delegación oficial cubana a la URSS arriba a Moscú el día 29, encabezada por Ernesto Che Guevara. El médico argentino es acompañado por Héctor Rodríguez Llompart, Alberto Mora y Raúl Maldonado. La agenda de Guevara era reducida pero fundamental para la economía cubana. El primer punto consistía en colocar la cosecha de 3 millones de toneladas de azúcar prevista para 1961 en el bloque socialista. El segundo tema ligado a la fuga de intelectuales cubanos, consistía en solicitar especialistas soviéticos en materia económica y administrativa, en particular bancaria, ya que el proyecto primero del Che de nacionalizar la banca estaba planeado para fines del 60 y no se contaba con la apoyatura técnica especializada para llevarla a cabo. En el tercer punto, figuraba la negociación de la venta de combustible refinado en Cuba en el mercado internacional.



Las autoridades soviéticas programaron un itinerario turístico convencional para el Che. Evitaron deliberadamente que el comandante de la revolución cubana tomara contacto con la gente común, y por ende, con la realidad socio-política de la Rusia de los 60. Che visitó la casa museo de Lenin, el artísticamente decorado tren subterráneo de Moscú, el mausoleo de Lenin y Josef Stalin, la Plaza Roja e innumerables fábricas y talleres. Guevara participó de una representación del Ballet Bolshoi y asistió a dos funciones de la Orquesta Filarmónica de Moscú. El Che participa del desfile militar con motivo del aniversario de la revolución de octubre. Al subir al palco de honor, reservado sólo para jefes de estado, el guerrillero argentino es ovacionado por la multitud. En Leningrado, Guevara visita el acorazado Aurora, símbolo de la revolución de octubre.



En el orden político se entrevistó con Nikita Kruschev, con quien firmó un tratado de amistad cubano-soviético. El Che se aleja de Rusia después de dos semanas, con una visión parcializada de la realidad de aquel país. No ha tomado contacto con el pueblo ruso y su realidad.





En China, con Mao Tzé Tung



En 1960, Guevara participa de las negociaciones con los soviéticos para el establecimiento de convenios comerciales entre rusos y cubanos. En octubre de este año, parte a Europa en una misión económica, para dirigirse luego a China, donde se entrevista con Mao Tsé Tung.



El 3 de enero de 1961, los Estados Unidos anuncian la ruptura de relaciones con el gobierno cubano. En febrero del mismo año, Guevara acepta ser Ministro de Industria y el 17 de abril se produce la invasión de Bahía Cochinos (Playa Girón), donde Fidel proclama el carácter socialista de la Revolución Cubana. Ante la derrota yanqui, el Che dirá:

«...es la primera derrota del imperialismo en América Latina y en escala mundial.» .



Después de la invasión, viaja a Punta del Este, donde participa en la reunión del Consejo Económico y Social de la Organización de Estados Americanos (O.E.A.), en la cual interviene para presagiar el fracaso de la Alianza para el Progreso, política que impulsaba el gobierno del Che con Mao Tse Tung demócrata de Kennedy. Mantiene reuniones secretas con el presidente argentino, Arturo Frondizi, y con el brasileño, Janio Quadros, quienes serían derrocados más tarde por golpes militares.










En agosto de 1961, el ministro de Industria de Cuba, Ernesto Che Guevara, parte hacia Uruguay para participar como delegado de su país en la conferencia del Consejo Interamericano Económico y Social (CIES), un organismo dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA). El mal tiempo hace que el avión que transportaba a Guevara hiciera una escala obligada en Río de Janeiro, Brasil. El día 5 Guevara pisa suelo uruguayo, donde es recibido por una multitud de alrededor de 10.000 personas que corean al unísono su nombre. En Punta del Este, el Che se alojará con la delegación cubana en el Hotel Playa.



Un día después, el 8 de agosto, el Che es recibido protocolarmente por el presidente uruguayo Eduardo Haedo. Ya en la primera exposición oral que el Che realiza ante la sesión plenaria del CIES, denuncia -como únicamente pudo haberlo hecho Guevara, en un tono directo y preciso-el carácter de enjuiciamiento, como único objetivo de la conferencia, contra los nuevos destinos emprendidos por Cuba. Para el Che, este objetivo de ataque a Cuba estaría encubierto bajo la fachada de los lenguajes de carácter técnico económico utilizados en las sesiones. Paso seguido, el revolucionario cubano-argentino denuncia abiertamente el intento del proyecto desarrollista de John F Kennedy, la llamada “Alianza para el Progreso”, como un ardid que intentaba detener el avance revolucionario en América latina y como una agresión directa más, a la ya interminable lista de hechos violentos que tuvieron como blanco al pueblo cubano. El jefe guerrillero dedicó parte de su tiempo de alocución para dar ejemplos en el recinto donde se desarrollaba el encuentro sobre la agresión que Cuba había recibido de sus enemigos. Mencionó, entre otros, la invasión en Playa Girón, el intento de atentado contra Raúl Castro impulsado desde la base militar estadounidense en territorio cubano Guantánamo, el hundimiento del buque “Le Coubre” cargado con armamentos, amarrado en los puertos de La Habana, y los bombardeos en territorio cubano lanzados desde los aeropuertos ubicados en territorio norteamericano, guatemalteco y nicaragüense. El Che alza la voz en el recinto de la asamblea, convencido de antemano de que sus palabras no cambiarán las letras de los acuerdos ni las intenciones políticas de los representantes reunidos en aquel recinto de la ciudad balnearia uruguaya. El Che levanta su voz para que sus discursos fueran acogidos por los pueblos que aquellos delegados representaban. Ese era su objetivo, hacia allí dirigía las denuncias y su comprensión sobre lo que acontecía en el mundo.










Cuando en 1955 se produce el levantamiento militar encabezado por el general Lonardi que derroca al gobierno constitucional de Juan Perón en la Argentina, Ernesto Guevara se encuentra en México en plena planificación de la invasión a Cuba. Su amigo Ricardo Rojo lo visita en el Distrito Federal, donde el Che había fijado su residencia. Rojo, que se encontraba en el exilio a causa de su posición en contra del régimen peronista, invita al médico a regresar a la patria en su compañía. La respuesta de Ernesto es premonitoria. “Allá ¿qué hay? ¬refiriéndose a la Argentina-. Un Gobierno militar, por el momento tratando de rebajar el papel de la clase trabajadora en la dirección política del país. Imaginemos que ese gobierno se va, ayer ya se fue uno y que venga tu amigo Frondizi (…) ¿qué puede hacer? Un gobierno de buenas intenciones con pocos cambios de fondo”.



El 18 de agosto de 1961, mientras el Che participaba de la Reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Punta del Este, Uruguay, el entonces presidente argentino Arturo Frondizi, después de varias gestiones desarrolladas en el más absoluto secreto, alquila un avión privado para que transporte a suelo argentino a Ernesto “Che” Guevara, quien ingresará a su patria por nacimiento, a través del aeropuerto internacional de Don Torcuato, ubicado a pocos kilómetros de Buenos Aires, Capital Federal de la Argentina, en el denominado Conurbano Bonaerense.



Una reducida comitiva le dará la bienvenida al comandante cubano-argentino, que luego será conducido a la residencia habitual de los presidentes argentinos situada en la localidad de Olivos. Las conversaciones entre el dirigente de la revolución cubana y el mandatario argentino serán breves pero de profundo significado político. Frondizi, fundador del desarrollismo en Argentina, pregunta al dirigente cubano sobre la visión que el país que representa tiene sobre las posibilidades de desarrollo en las sociedades pobres. Guevara expone su habitual punto de vista antinorteamericano negando la posibilidad de contar con la inversión estadounidense como salida económica, pues considera que, pase lo que pase, el país del Norte siempre se llevará la tajada más grande. El presidente Frondizi expresa en la reunión su preocupación por la dirección que está tomando la conducción política cubana hacia el socialismo, y declara al Che el temor reinante que predominaba en los ámbitos políticos internacionales sobre la posibilidad de que Cuba ingrese al Pacto de Varsovia. El Che responde claramente que el gobierno de su país, refiriéndose a Cuba, no impulsa esa posibilidad. El presidente argentino preguntó sin rodeos al Che sobre las probabilidades existentes de que un acto electoral tuviese lugar en la mayor de las Antillas, Guevara responde que esa posibilidad, en el futuro inmediato, era nula.




Mientras Guevara y Frondizi almorzaban carne asada argentina en la quinta presidencial de Olivos, las agencias noticiosas internacionales anunciaban en las teletipos la noticia de la reunión de los altos dirigentes. Se supone que la filtración de la información fue impulsada por el gobierno cubano, ya que a Frondizi no lo favorecería particularmente el descubrimiento de su entrevista con el mal visto en Washington, Ernesto Guevara. La filtración periodística le costó el puesto al canciller argentino Adolfo Mujica, que había negado rotundamente la posibilidad de una reunión entre los estadistas y, hecha pública la entrevista, debió presentar su renuncia. Guevara regresará a Punta del Este en horas de la tarde del 18 de agosto y reconocerá ante los periodistas su visita a Frondizi. El presidente argentino será derrocado por un golpe militar poco después.










Su papel en el proceso de la Revolución Cubana es cada vez más importante y en 1962 compone, junto a Fidel y Raúl Castro, Osvaldo Dorticós, Blas Roca y Emilio Aragonés, la Dirección Nacional de las Organizaciones Revolucionarias Integradas.

El Che es enviado por Castro a Moscú, a mediados de 1963, para que se encargue de la elaboración final del documento que permita el traslado de los misiles con cabezas nucleares a territorio cubano. Guevara llega a la URSS, en compañía de Emilio Aragonés y es recibido por Leonid Brezhnev, ya que el premier Nikita Khruschev se encontraba tomando unas vacaciones en Crimea. Che y Aragonés parten de inmediato hacia Yalta. El eje de la discusión de la entrevista entre el mandatario soviético y el delegado de la revolución cubana, se centra en una reflexión expuesta por el argentino, que consistía en su convencimiento de que el mantenimiento del secreto sobre las bases lanzamisiles en Cuba duraría un tiempo muy limitado. La conclusión a la que llegaba el médico argentino era que lo pertinente sería dar publicidad a la firma del acuerdo militar. Khruschev, que piensa sobre todo en las bases norteamericanas emplazadas en Turquía, se niega a hacer público el acuerdo. Ante la tozudez de Nikita, que acepta todas las enmiendas cubanas hechas al documento, pero se niega a publicitar el acuerdo, el Che y Aragonés aceptan la propuesta del silencio y regresan a Cuba.

En octubre de ese año se produce la llamada «crisis de los mísiles», cuando el gobierno estadounidense denuncia la presencia de armamento soviético en la isla.

El conflicto termina con la retirada soviética, lo cual pone en solfa el alcance del apoyo de Nikita Kruschev al gobierno de Fidel Castro, a pesar de los zapatazos que el dirigente soviético propinó en una mesa de la O.N.U. En junio de 1963, Guevara llega a Argelia y en 1964 preside la delegación cubana ante la Asamblea General de las Naciones Unidas y viaja nuevamente a Argel, donde se entrevista con Ben Bella.










El Che cumplirá una nueva misión para su país por adopción. Guevara visitará los EE.UU. como representante de Cuba ante la ONU en diciembre de 1964.



Entre las múltiples actividades que Guevara desarrollará en Nueva York, se encuentra su entrevista con el senador demócrata y liberal Eugene McCarthy.



En las conversaciones informales que el Che mantiene en los pasillos del Palacio de Vidrio, Guevara desarrollará contactos con diferentes embajadores, especialmente los representantes de los países africanos orientados a lapreparación de su futura gira, que el Che realizará por África.


La impresión que Guevara dejó en McCarthy después de su conversación, registrada en las notas personales del americano, fue la de un hombre que hablaba con el corazón y con extrema franqueza: “Guevara no trató de disimular las actividades subversivas desarrolladas por Cuba. Admitió explícitamente que entrenaban a revolucionarios y que lo seguirían haciendo. Sentía que ésta era una misión necesaria para el gobierno cubano en vista de que la revolución ofrecía la única esperanza de progreso para América latina.












La segunda gira que Guevara emprende por Africa comienza en Argelia. De allí viajará a Bamako, capital de Malí, a la que se dirige el 26 de diciembre de 1964. El plan de Guevara consiste en entrevistarse con el presidente Modibo Keita, el más representativo y antiguo dirigente del grupo de los seis, que impulsó en su momento la formación de la Unión Nacional de Liberación del Congo, de tendencia prosoviética. La entrevista fracasa. Keita se encontraba de vacaciones y no las suspendió para recibir al Che. La noticia de la llegada del dirigente cubano tuvo muy poco espacio en la prensa maleña y el contacto de Guevara a nivel de gobierno se realizó con funcionarios del segundo plano del gobierno de Malí, donde el médico argentino expresará con claridad a sus interlocutores el error cometido por Cuba al haberse ligado tan estrechamente a la URSS y China. El Che dejará Barmaco para dirigirse a la República Popular del Congo, donde gestionará acuerdos de cooperación militar en la lucha a realizarse en territorio africano.



El 7 de enero de 1965, Guevara visitará Guinea-Bissau, la que abandonará una semana más tarde. En el país gobernado por el abiertamente admirador de la revolución cubana Sekou Toure, Guevara participará de una reunión, en la frontera que separaba a Guinea de Senegal, en la que participará Leopold Senghor. En la entrevista, el hasta entonces segundo de Cuba planteará su teoría sobre la necesidad de la unidad de todos los movimientos revolucionarios del mundo en contra del enemigo principal de la humanidad: los Estados Unidos de Norteamérica. En Ghana, Ernesto conocerá a Laurent Kabila, dirigente político reconocido en la zona donde el Che, meses después, instalará sus bases guerrilleras en Africa, a orillas del lago Tangañika. En Ghana, Guevara se entrevistará con el líder anticolonialista Kwane Nkrumah.



Durante su gira por los países africanos, el Che ha acopiado información que le servirá para tomar importantes futuras decisiones. El análisis de la situación geopolítica de Africa señala al Congo como el país que posee las características más propicias para desarrollar un foco desde donde luego se podrá expandir la revolución a todo el continente. De regreso a Argelia, el héroe de Santa Clara le comunicará su decisión a Ahmed Ben Bella. El apoyo cubano en territorio africano tendrá como objetivo el fortalecimiento de la lucha militar en el Congo; los cubanos ingresarán a territorio congoleño con la denominación técnica de asesores.



Forma parte del análisis que Guevara realiza antes de iniciar su campaña como guerrillero en Africa, el escenario de las acciones en la lejana Vietnam, donde los EE.UU. se estaba incluyendo de a poco y voluntariamente en una guerra incomprensible, que le demandaba constantes explicaciones ante la comunidad internacional organizada, y por la que comenzaba a pagar un precio político nacional e internacional, aún difícil de valorar en nuestros días. Guevara confía en la no intervención directa de los Estados Unidos en los intentos de independencia africanos, aunque prevé la participación americana encubierta en operaciones de inteligencia, apoyo económico, asesores, entrenamiento y equipamiento militar, a lo que se sumarían las campañas de propaganda internacional en apoyo a los países occidentales y coloniales con intereses económicos compartidos con los EE.UU. en el continente africano. Guevara se equivocaba, para los estrategas norteamericanos Africa era intocable y la defenderían hasta las últimas consecuencias.



Después de una corta estadía en, el 11 de febrero de 1965, el Che Guevara arriba a El Cairo, donde el dirigente cubano se entrevistará con Nasser. Luego de una corta visita a Tanzania, el comandante argentino se reencontrará con el líder de la República Arabe Unida. En esta oportunidad, Nasser intentará por todos los medios de disuadir al Che en su intento de desarrollar una guerrilla en el Congo, a la que vaticina un futuro no muy favorable. Guevara agradecerá los consejos de Nasser y aceptará a grandes rasgos que la aventura es incierta. Además, el Che comentará a Nasser sobre sus deseos de trasladarse a Vietnam para combatir junto al pueblo vietnamita por su liberación. Un punto de la conversación entre Guevara y Nasser no admite discusiones. Es el que se refiere a la decisión del Che de abandonar Cuba.















Santa Clara, Cuba





17/12/2001

Primer monumento al Che en España



Silvestre Pérez Laguna

Granma Diario



MADRID. 16 de diciembre.— El primer monumento (escultura) en España al legendario Comandante Ernesto Guevara (Che) fue inaugurado este domingo en la ciudad de Legañés, el tercer municipio más grande de la Comunidad Autónoma y a solo 12 kilómetros de Madrid.

No importó que fuera una gélida mañana dominical para que cientos de entusiastas vecinos, entre ellos muchos jóvenes, se concentraran en el mismo centro de la ciudad donde fue ubicada la escultura y acompañaran a dirigentes de Izquierda Unida, encabezados por su coordinador general, Gaspar Yamazares, autoridades del Ayuntamiento y la embajadora cubana, Isabel Allende.

Yamazares, al clausurar el acto expresó que “en los tiempos que corren, tiempos de la lógica imperial y la ilógica de la guerra, tiene mucho valor reconocernos y reconocerse en Ernesto Che Guevara, en primer lugar en su legado revolucionario… y una parte muy importante de ese legado, es necesario decirlo, después del 11 de septiembre, de la guerra de Afganistán y de otras guerras con que se nos amenaza, es la Revolución Cubana.”

En el acto se explicó que la escultura es obra de la artista española Eva Montero y el trabajo se hizo gracias a la aportación ciudadana organizada por el partido Izquierda Unida.



Extraído de: Latin American Studies



((Mis disculpas, no encontré imágenes de este monumento))



















Fuentes



prensa latina

El blog del Che

che guevara tgtblog

Santiago Armesilla para Izquierdahispanica

Historia del Che por el coronel Benigno

Argentour - próceres de Argentina

An�cdotas del Che Guevara

T! - Megapost Ernesto Che Guervara

Historia: Ernesto Che Guevara - Documentos, fotos, discursos

Latin American Studies

La Voz de Asturias

El Mexicano

efe



ah, y waskaPedia

¿fuente? si, como infoblah









Recomendado

CHE: Vida de Ernesto Che Guevara

- E.Breccia, A. Breccia y H.G.Oesterheld-

descargar PDF












Post Relacionado













«Toda nuestra acción es un grito de guerra contra el imperialismo

y un clamor por la unidad de los pueblos contra el gran enemigo

del género humano: los Estados Unidos de Norteamérica.

En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea,

siempre que ese, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo,

y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas,

y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos

con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria.»




MENSAJE A LOS PUEBLOS DEL MUNDO (1967)























Autor: eidolon
http://libros-online-gratis.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario