Historias cortas... (y malas) (parte 3)

Historias cortas... (y malas) (parte 3)

historias malas cortas Historias cortas



Perspectivas



Un día un padre y su familia rica llevaron a su joven hijo a una excursión al campo con la tenaz intención de mostrarle la pobreza en la cual viven algunos. La familia pasó un día y una noche en la granja de una familia muy pobre. Al volver de la excursión el padre preguntó al hijo, -¿Qué tal el viaje?-



-¡Muy bien, Papa!-



-¿Has visto la pobreza en la cual viven algunos?- preguntó el padre.



-¡Si!- -¿Y qué es lo que has aprendido?-



Respondió el hijo, - Vi que tenemos nosotros un perro en casa y tienen ellos cuatro. Nosotros tenemos una piscina que llega hasta la mitad del jardín, ellos tienen un riachuelo que no tiene fin. Nosotros tenemos lámparas importadas en el jardín, ellos tienen las estrellas. Nuestro patio llega hasta el jardín, ellos tienen todo el horizonte.-



Cuando el chico cesó de hablar su padre no sabía que decir.



El chico añadió; - ¡Gracias papa por mostrarme lo pobres que somos!-



Es verdad que todo depende según como lo mires. Si tienes amor, amigos, familia, salud, buen humor y una actitud positiva de la vida, ¡tienes todo!



No se puede comprar ninguna de estas cosas. Aunque tengas todas las posesiones materiales imaginables, suministros para el futuro, pero si eres pobre en el espíritu no tienes nada.





--------------------------------------------------------------------------------



La Mujer De La Limpieza



Durante el segundo mes en el colegio de primaria, nuestro profesor nos dio un test. Yo era un alumno concienzudo y rápidamente conteste a todas las preguntas, hasta que leí la última: ¿Cómo se llama la mujer que limpia el colegio? Seguramente era una broma.



Había visto la mujer de la limpieza en varias ocasiones. Era alta, con el pelo moreno, cincuentona, ¿pero como iba a saber su nombre? Entregué la hoja, dejando la última pregunta sin contestar.



Antes del fin de la clase, un alumno preguntó si se contaba la última pregunta en la nota final del test. - Por supuesto que sí.- dijo el profesor – En vuestras vidas profesionales conoceréis a muchas personas. Todas son importantes. Merecen vuestra atención y

preocupación, aun si solo les sonreís y decís Hola`.-



Nunca he olvidado aquella lección. También aprendí que se llamaba Dorotea.





--------------------------------------------------------------------------------



El Jarro Resquebrajado



Un portador de agua de la India tenía dos jarros grandes, ambos se balanceaban de cada lado de un palo que llevaba alrededor de su cuello. Uno de los jarros estaba perfectamente manufacturado y nunca goteaba. El otro jarro tenía una fisura y en cuanto el portador de agua llegaba a la casa de su dueño parte del agua se había filtrado y el jarro quedaba medio vacío.



Durante dos años eso ocurría diariamente. El portador entregaba solo un jarro y medio a la casa de su dueño. Obviamente el jarro perfecto se sentía orgulloso de sus logros. Pero el pobre jarro resquebrajado tenía vergüenza de su defecto. Se sentía miserable por que sólo hacía la mitad del cometido para el que fue creado.



Un día, después de dos años de los que el jarro se consideraron como un fracaso lamentable, habló con el portador de agua al lado del arroyo. - Tengo vergüenza y quiero disculparme. - ¿Porqué?- preguntó el portador de agua. -¿De qué tienes vergüenza? - Durante los dos últimos años sólo he podido entregar la mitad del agua a causa de la fisura que deja que se escape el agua durante el camino hacía la casa de tu dueño. A causa de mis defectos tienes que trabajar sin recibir el valor total de tus esfuerzos. - dijo el jarro.



El portador de agua sentía lástima por el viejo jarro resquebrajado. Compareciéndose dijo; - Mientras volvemos a la casa del dueño quiero que te fijes en las flores del camino.-



Efectivamente, mientras subían la colina, el viejo jarro resquebrajado se fijaba en como el sol calentaba las flores silvestres al lado del camino, y se animó un poco. Pero al final del camino todavía se sentía mal por haber dejado escapar la mitad del agua y otra vez se disculpó al portador de agua.



El portador dijo al jarro. -¿No te fijaste que había flores en tu lado del camino y no en el lado del otro jarro? Eso es porque siempre he sabido tu defecto, y lo aproveché. Planté semillas de flores en tu lado del camino, y cada día al volver del arroyo tú las regabas. Durante los últimos dos años yo he podido coger éstas flores bonitas para decorar la mesa de mi dueño. Si no hubieras sido como eres él no hubiera tenido esta belleza para adornar su casa.



Cada uno de nosotros tiene su único defecto. Todos somos jarros resquebrajados. En la gran economía de Dios, nada se desperdicia. No tengas miedo e tus defectos. Reconócelos y tú también puedes ser causa de la belleza. Reconoce que en nuestra debilidad encontramos nuestra fuerza.





--------------------------------------------------------------------------------



Estoy Volando



Había una vez un chiquillo que vivía en un orfanato.



El chiquillo siempre deseaba volar como un pájaro. Le costo entender porque no pudo volar. Había pájaros en el zoo mucho más grandes que él y ellos podían volar. -¿ Porqué no puedo volar?- pensaba , - ¿Hay algo defectuoso conmigo?- se preguntaba.



Había otro chiquillo que era cojo. Siempre había deseado andar y correr como los demás niños y niñas.



-¿Por qué no puedo ser como ellos?- pensaba.



Un día el huérfano, que quería volar como un pájaro, huyó del orfanato. Llego a un parque donde vio el chiquillo que no podía ni andar ni correr. Estaba jugando en la arena.



Se fue corriendo hacía el chiquillo y le preguntó si alguna vez había querido volar como un pájaro.



-No,- respondió el chiquillo que no pudo ni andar ni correr, - Pero si que me he preguntado como sería andar y correr como los demás niños.-



-¡Qué triste!- dijo el huérfano. -¿Piensas que podríamos ser amigos?- preguntó.



-Claro,- dijo el chiquillo.



Los dos chiquillos jugaron durante horas. Hicieron castillos de arena e hicieron unos ruidos graciosos con las bocas. Los ruidos los hicieron reír mucho. Entonces vino el padre del chiquillo con una silla de ruedas para llevarse a su hijo. El huérfano que siempre había querido volar se fue corriendo al padre del chiquillo y le susurró algo.



- Eso estaría bien.- dijo el hombre.



El chiquillo que siempre había querido volar como un pájaro se fue corriendo a su nuevo amigo y le dijo, - Eres mi único amigo, ojalá pudiera hacer algo para que anduvieras y corrieras como los demás niños, pero no puedo. Pero si que hay algo que puedo hacer por ti.- El huérfano se dio la espalda a su nuevo amigo y le pidió subir a su espalda. Entonces empezó a correr por la hierba. Corrió mucho y cada vez más rápido. Hizo que sus piernas trabajaran aún más. Esforzó más y más sus piernas. Pronto el viento soplo en las caras de los dos niños.



El padre del niño cojo empezó a llorar al ver a su hermoso hijo mover sus brazos arriba y abajo en el viento, mientras gritaba con todas sus fuerzas



-¡Estoy volando, Papa, Estoy Volando!





--------------------------------------------------------------------------------



HISTORIA DE AMOR



Érase una vez una pequeña isla, donde vivían todos los sentimientos: La Alegría, la Tristeza, la Vanidad. la Sabiduría, el Amor y otros.



Un día avisaron a los moradores de esta isla, que ésta iba a ser inundada. Muy asustado el Amor, se preocupó para que todos los sentimientos se salvasen. El avisaba a todos: "Huyan...la isla va a

ser inundada...huyan".



Todos corrieron y se embarcaron en lanchas para ir, hasta una montaña muy alta. Sólo el Amor no lo hizo, él quería estar un poco más en la isla.



Cuando el agua se acercaba cada vez más, él corrió a pedir ayuda.



Vio pasar a la Riqueza y le dijo: "Riqueza ¡me llevas contigo?: y la riqueza le dijo: "No puedo, mi lancha esta llena de oro y plata y tú no vas a caber".



Pasó entonces la Vanidad y el Amor le pidió:



"Vanidad ¡me llevas contigo?" ; y la vanidad le dijo. "No puedo, porque vas a ensuciar mi lancha nueva".



Pasó entonces la Tristeza, y le dijo: "Tristeza ¡puedo ir contigo?"; y la tristeza le dijo:"Oh amor, estoy tan triste que prefiero ir solita".



Luego pasó la Alegría, mas la alegría estaba tan alegre que no vio al Amor.



Ya desesperado al saber que moriría ahogado; el Amor comenzó a llorar. Pasó entonces un barquito y le dijeron: "!Sube Amor, yo te llevo!". Y el Amor subió.



Estando ya en la parte alta de la montaña, el Amor le preguntó a la Sabiduría: "Sabiduría, ¡Quién era el del barquito que me trajo hasta aquí?



Y la Sabiduría le dijo: El Tiempo.



El Amor le replicó: ¡El tiempo?; pero ¡por qué sólo el Tiempo me quiso traer?.



Y la Sabiduría le contestó: "Porque sólo EL TIEMPO es capaz de ayudar a entender a un GRAN AMOR".














Autor: MisterBatio
http://libros-online-gratis.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada