La oscura historia del Santo Sudario + libro

La oscura historia del Santo Sudario + libro

Off Topics descargas e-books historia info informacion jesus libros Santo


La oscura historia del Santo Sudario

Lo curioso es que nunca, a propósito de su errática trayectoria, la Iglesia avaló su legitimidad. La verdad es que apenas apareció en Lirey, hacia 1536, fue motivo de mucha controversia.

El “Santo Sudario” es una pieza muy gastada de punto espigado de lino y que tiene unas medidas de 4.36 metros de largo por 1.10 metros de ancho. Posee, además, dos sutiles siluetas de color oxidado de un cuerpo de hombre, desnudo, y visto por delante y por atrás puestas cabeza con cabeza.

Esa doble impresión, se decía, era una imagen milagrosa, hecha por el maltratado cuerpo de Jesús, acostado, en toda su extensión y que doblada habría servido para cubrirlo por entero.

De ser la pieza autentica, esta reliquia desempeñaría un sortilegio fundamental, ya que, como se sabe, Jesús no dejó ni una sola letra escrita, ni un solo objeto de uso personal, como tampoco los documentos de esa época no lo mencionan, ni los historiadores de principios del siglo uno lo nombran. Solo quedó una tumba vacía, y el sudario llenaría ese espacio, al certificar la esencia de la historia de la “salvación”; la muerte y la y la resurrección del Salvador. Y la Biblia, además, no dice que aspecto tenia Jesús, pero en el sudario estaría precisamente la verdadera figura, y de cuerpo entero.

¿Pero de que manera esta pieza de lino termino siendo considerada por miles y miles de devotos como la mortaja misma de Jesús?

La historia es bastante oscura. Una probable sabana mortuoria fue venerada en Jerusalén en el siglo VII, lo que constituye una de las primeras menciones. Después fue trasladada a Constantinopla, hoy Estambul. Se perdió su rastro en 1204, después que los cruzados saquearon esa ciudad, y aproximadamente 150 años después, el caballero Geoffroy de Charny colocó un “santo sudario”en la iglesia de la aldea de Lirey, cercana a Troyes, al oriente de Francia. No existen datos de donde ni como la consiguió.

Muchos años después, Marguérite de la Roche, nieta de Geoffroy, la regaló a los condes de Saboya, los cuales la consideraron una especie de talismán mientras transcurría el largo ascenso hacia la realeza. Después de eso, en 1532 termino dañado por obra de un incendio que destruyo la capilla del palacio de Chambéry, su capital, en donde había sido guardado. Y el cofre de plata en el que estaba depositado se estaba fundiendo cuando un valeroso guardia tomó la reliquia y lo condujo a sitio seguro, en donde fue rociado con agua. Unas monjas plancharon los agujeros y cosieron al reverso un refuerzo de lona, y hasta hoy esas huellas de las quemadas y las manchas del agua son perfectamente visibles.

En el año de 1578, el sudario fue trasladado por sus propietarios por sobre los Alpes hasta su nueva residencia en Turín, y el ultimo rey de esa dinastía, el ex monarca Humberto II de Italia, lo dono a la Santa Sede. Después de la muerte de Humberto, en 1983, el papa Juan Pablo II se convirtió en su propietario legal.

Lo curioso es que nunca, a propósito de su errática trayectoria, la iglesia avaló su legitimidad. La verdad es que apenas apareció en Lirey, hacia 1536, fue motivo de mucha controversia.

Henri de Poitiers, el obispo de Troyes, prohibió su exhibición. Y quien lo sucedió, Pierre d`Arcis, alerto a su superior, el papa Clemente VII, que verdaderamente se trataba de una pintura “hábilmente ejecutada”, pero en respuesta le dieron instrucciones de excolocar el sudario a los fieles como la “imagen” del cuerpo del Señor. Así, el público y el clero pasaron por alto este entredicho, y el Santo Sudario continuo venerándose con inmenso fervor.

Secondo Pia, abogado de Turín, en 1898 le tomo una fotografía por primera vez, utilizando para esto una cámara de cajón, descubriendo que el negativo tenia una imagen mucho mas clara y detallada que la que se podía apreciar a simple vista, ya que la imagen del paño revelaba un negativo, porque los valores de luz y sombra estaban invertidos, y no se pudo encontrar explicación alguna para este fenómeno.

En los años treinta el sudario era ya un objeto de atención internacional, se crearon clubes y asociaciones del sudario, se celebraron reuniones de estudiosos y se editaron muchos libros y artículos sobre el tema. Y además, se creo una especialidad nueva, la sinología, del griego sidon, que significa sudario.

En los setenta se solicitan exámenes imparciales del paño para demostrar su autenticidad, y el Vaticano accede a que se efectúen algunas pruebas físicas y químicas, y científicos de muchas partes del mundo comenzaron su trabajo, pero lo complicado fue permitir la extracción de una parte de la tela para pruebas en laboratorios.

Finalmente, el 21 de abril de 1988 canónigos de la catedral de San Juan Bautista de Turín seccionaron una parte del sudario de siete por un centímetro para luego ser dividida en tres partes, y así enviarse a los laboratorios de la Universidad de Arizona, en Tucson, a la Universidad de Oxford, y al Instituto Federal Suizo de Tecnología.

El 13 de octubre de 1988, a las 10 de la mañana, el cardenal Ballestero reconocía que en un 95 por ciento de certeza la sabana se había confeccionado entre los años 1260 y 1390. Correspondiendo a la cosecha de lino usado en la fabricación de la tela.

Si se lee con atención el libro “La revelación de los Templarios” de Linn Picknett y Clive Prince, se encontrara una posible, y bastante posible explicación a este misterio.

Bajate el libro “La revelación de los Templarios”:

En el curso de sus investigaciones sobre Leonardo Da Vinci, los autores conocieron la existencia de una religión secreta escondida y encontraron su rastro en una iglesia del siglo XIX en Londres. Con sus revelaciones, los autores presentan un secreto preservado a lo largo de los siglos, codificado en obra de arte e incluso en las grandes catedrales góticas.



Autor: soyquemero
http://libros-online-gratis.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario