Las Editoriales y El Libro de Bolsillo

Las Editoriales y El Libro de Bolsillo

libro bolsillo editorial precio



Las editoriales se agarran al libro de bolsillo... a medias




El libro de bolsillo siempre ha sido despreciado por los editores. Españoles, por supuesto.



Salvo algunas excepciones, la industria editorial -sobre todo las editoriales con mayor escaparate- tan sólo ha creído en el libro de bolsillo y su precio asequible como una manera de resucitar los grandes éxitos de tapa dura cuando ya habían exprimido las venas su último jugo las ventas. Ahora, en plena crisis, recurre a él para salvar las cuentas de resultados. Aunque sin novedades.





El tardío auge del libro de texto se ha retrasado en España por la trampa misma del mercado impuesta por las editoriales: la desafección que ha demostrado, con inversiones ridículas y escasa promoción, pero, sobre todo, retrasando cuanto ha podido la publicación de novedades, con menos márgenes de beneficio, que la consabida tapa dura o tapa blanda formato estándar. Y la comparación deja en evidencia a los editores españoles.



En EE UU, por ejemplo, el lanzamiento de una novedad editorial comparte hoy cuatro formatos: tapa dura, bolsillo, audiolibro y electrónico. En España, sin embargo, por costumbre, por dejación o por puro negocio, tan sólo aparece en tapa dura -al doble o el triple de precio que el bolsillo-, mientras que el bolsillo se lanza a partir de los seis meses si el libro tiene ciertas ventas o, incluso si es de éxito, según las editoriales, en vez de adelantarse se retrasa para alargar las ventas en tapa dura. Audiolibro o electrónico, simplemente, ni salen al mercado.



Mejores ventas en el último trimestre

Hoy, sin embargo, en el letargo de la crisis, el libro de bolsillo gana ventas y mayor atención de los lectores, aunque aún está lejos de alcanzar las cifras y porcentajes de ventas de Gran Bretaña, Alemania o Estados Unidos, los tres grandes mercados. Desde la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), se admite que el negocio editorial resiste bien la crisis. Los índices de ventas apenas han descendido y los de negocio se mantienen. En 2008, la facturación no se ha resentido, porque, según el director ejecutivo de la FGEE, Antonio María Ávila, se han comprado más libros de bolsillo que antes.



El libro de bolsillo, efectivamente, sube respecto a 2007. Según la consultora Nielsen, la cifra asciende a un 7% en lo que va de año. El nuevo impulso del bolsillo propiciará el lanzamiento de novedades y la redición de obras clásicas y/o descatalogadas en este formato. Pero ni rastro de novedades. Y su ausencia, aunque los editores no lo quieran ver, condiciona el éxito del formato. Desde la Federación de Gremios de Editores, por ejemplo, ha menudo se ha lamentado que las ventas en bolsillo, comparadas con Europa, eran ridículas. Y así es. Sin novedades, no hay paraíso. Y es que las editoriales parecen desconocer que los verdaderos lectores son los que compran libros de bolsillo.



En algunos mercados europeos, como Gran Bretaña y Alemania, este formato supuso, en los años del "boom", hasta un 40% del negocio editorial. En España, apenas alcanza el 6,5% de la facturación. Según los datos del estudio del Comercio Interior del Libro en España, la edición en formato bolsillo en 2006 fue de 5.232 títulos (un 2,7% menos que el año anterior) y 38.212.871 ejemplares (-11,8%).



Un lento crecimiento en diez años

Los libros en formato bolsillo suponen además el 7,6% de los títulos editados; el 13,5% de los ejemplares editados; el 6,5% de la facturación de Comercio Interior y su precio medio es de 6,27 euros. Hay evolución, sí, pero no es para tanto. En diez años, las cifras han pasado del 11,3% al 13,5% del total de los ejemplares editados.



No existe una definición precisa y de valor universal del "libro de bolsillo" pero cabe señalar alguna de sus características, según lo hace el propio Ministerio de Cultura: "Uno de los pilares básicos de la edición de bolsillo es el ser más accesible, económicamente hablando; sin embargo, se trata de algo más que lectura a buen precio. Por otro lado, en el pequeño libro de bolsillo cabe de todo, o casi de todo; se le resisten, lógicamente, las obras muy ilustradas. Podría hablarse, entonces, de libros baratos, pequeños y sobre cualquier tema". En España, se les olvidó anotar "pero que no sean novedades".



Cierto que algunas editoriales, como Suma de Letras, del Grupo Santillana, han intentado el lanzamiento de novedades, únicamente en formato bolsillo, sin que el experimento haya sido satisfactorio, aunque no han sido obras de autores sin eco entre los lectores ni apenas promoción. En cualquier caso, la transformación del libro para reducir sus costes de producción -incluso usando papel químico- es ya una realidad.



Una historia con grandes éxitos

La historia del libro de bolsillo en España ha tenido un desarrollo reciente. Cabe destacar cómo en 1997 este formato se convierte en centro de atención del sector editorial y aparece por primera vez reseñado aparte en el estudio anual que realiza la Federación de Gremios de Editores, denominado "Comercio Interior del Libro en España". Aunque viene de mucho atrás, sobre todo a partir del éxito de la famosa Colección Austral de Espasa-Calpe, que vio la luz en el exilio argentino en 1938. Y, décadas después, de las también famosas colecciones Reno y Jet, de Plaza & Janés, o Libro amigo, de Bruguera.



Hoy, el mercado de bolsillo es un pulso entre Debolsillo (Grupo Random House Mondadori), con casi un 40 por ciento de las ventas, y Punto de Lectura (Santillana), Alianza (Anaya), Booket (Planeta), Byblos (Grupo Zeta).



Las editoriales Edhasa, Tusquets, Anagrama -aunque ésta mantiene una colección propia además-, Salamandra y Grup 62 (Península y Muchnik) crearon Quinteto. Y Urano, Roca, Titania, Umbriel, El Jueves, La Factoría de Ideas, Entrelibros, Nowtilus, Kailas, Robin Book, Via Magna e Inédita lanzaron hace dos años la marca Puzzle.



La demanda de bolsillo, pese a todo, muestra un importante potencial: el 60% de los compradores de libros se inclinan preferentemente por el libro de bolsillo, en función de su menor precio, tal como se deducía ya en el estudio de investigación sociológica "Los Españoles y los libros" realizado por Tábula V, a finales de 1997.



Aunque "el 40% son partidarios de la opción de "pagar un poco más" por un volumen bien editado", teniendo en cuenta que "la buena edición no es sólo la tapa dura, sino el papel, la composición del texto y las ilustraciones, entre otros elementos". Más novedades, por favor. En bolsillo, por supuesto.







FUENTE










Post que llegaron al Top:





















Autor: tonyjagger63
http://libros-online-gratis.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada