todo sobre la sexualidad entre parejas

todo sobre la sexualidad entre parejas

saber sexualidad Sexo conocimientos



Bueno hice un megapost, para ustedes, para mostrarle a sus hijos, para lo que quieran, en fin basta de hablar y aca va:



"El sexo puede ser,

según como se lo ejercite

una fuente de alegría

y plenitud vital,

o un motivo de sufrimiento

y degradación."



















La educacion







EDUCACION DE LA SEXUALIDAD

Es sideral la diferencia de las últimas décadas en la educación sobre sexualidad. La familia y demás personas significativas, los medios de difusión masiva y escuela han evolucionado en poder hablar de la sexualidad y en el interés por el aprendizaje y la trasmisión. La formación - información ha cambiado muchísimo en cantidad y calidad: se puede contar mucho más sobre este aspecto de la vida y en forma más natural.

Es notorio así mismo que la sexualidad sigue siendo uno de los temas que más desinformación y deformación tiene en la educación y en la vida cotidiana.

Con un criterio de apuntalar el cambio vamos a colocar énfasis en los puntos en que vemos deficiencia en la educación de la sexualidad:

Qué se informa

Un gran porcentaje de información educativa sobre la sexualidad no es tal, se trastoca el tema y se habla de otros aspectos relacionados íntimamente con la sexualidad como si fuese hablar de ella.

* Prevención por sexualidad

Se imparten conocimientos de prevención como si fuesen educación de la sexualidad, asociando el SIDA y la muerte con la sexualidad, generando miedo y por lo tanto inhibiendo la actividad sexual.

Impronta que, dicho sea de paso, genera ineficacia en los objetivos del cuidado, la prevención resulta entonces ineficaz.

La educación preventiva de las enfermedades de trasmisión sexual debe ser impartida en forma prioritaria para todas las edades y debe estar bien diferenciada a la información sobre sexualidad, es adecuado impartir estos conocimientos en las materias o temas de salud o de prevención.

* Reproducción por sexualidad

Se trasmiten como temas de sexualidad los conocimientos de reproducción, que abarcan desde la composición de los aparatos reproductores, pasando por la concepción, al nacimiento y lactancia del bebé. Es curioso e interesante ver se habla de la concepción sin hablar de sexualidad, pero es así.

Restos de la educación victoriana hacen pasar “gato por liebre” y queremos hacer nuestro aporte para que estas cosas vayan poniéndose cada vez más en su lugar.

Si las preguntas o las necesidades de información son de sexualidad o sexo las respuestas tienen que ser sobre ese tema. Para ello hay que estar preparados a abordar sobre la vida erótica, temas como el autoerotismo, las relaciones sexuales y muchos otros que encontraran a lo largo de esta sección de Psicología Integradora.



Cantidad y calidad de información adecuada

1- No es correcto extenderse en las respuestas en demasía o mucho más de lo que se pregunta, no lo es para ningún tema, por ejemplo a una pregunta sobre que es la luna no es adecuado que se imparta una clase del sistema planetario, si las respuestas se extienden mucho mas allá del interés el chico no escucha o se aburre o se embarulla si es que quiere quedar bien y entender todo. Entonces lo que entendió queda en la nada y va a buscar otros interlocutores más válidos para el tema. Sí no se tiene información o seguridad de responder puntualmente sobre el tema (repetimos que sea cual fuese) lo adecuado es decirle que vamos a buscar la información para explicarle mejor.

Uno de los ejemplos típicos es la pregunta sobre como el padre puso su célula o el espermatozoide (es mejor que se den estos términos y no semillita o algo por el estilo) en la panza de la madre contestar algo así como “con amor” no tiene nada que ver, es obvio que el chico está preguntando sobre el acto sexual y no sobre los sentimientos.



2- Inhibir las respuestas o charlas sobre el tema por que hay un hermano menor no es conveniente pues se está tiñendo a la sexualidad de algo no trasmisible por alguna razón negativa de la misma. Es adecuado hablar de ello en presencia de un chico que aún no ha preguntado o que se supone que aún no pueda entender.



Cuando los niños reciben información que aún no pueden comprender, metabolizar o integrar a sus conocimientos esta información no daña, en tal caso queda registrada como un tema a dilucidar cuando su desarrollo se lo permita, y esto pasa con todos los temas, no es distinto el sexual. Es el caso que el chico no entra en la charla porque no es de interés para él, véase la diferencia de cuando el chico pregunta y se le responde de más.



Cómo se informa

El cambio que sufre la forma de hablar cuando de sexualidad se trata es sorprendente y para recapacitar.

Entendemos que esto siga pasando ya que dialogar sobre la sexualidad en sí y como es cuesta mucho, estamos educados así, y se siguen reforzando estas limitaciones en todas las instituciones. Cuando se pasa a un tema sexual la forma se torna catedrática.

Es necesario que los responsables de la educación trabajen el tema entre ellos, esto es que se charle entre padres, entre docentes, etc. en función de poder en conjunto naturalizar el tema y que pueda trasmitirse en forma sencilla y espontánea.

La falta de claridad al abordar el tema no es tanto por desconocimiento como por estar limitados en dar las respuestas correctas en un tema del que no se habla, en un tema tabú. En general se termina contestando cualquier cosa.

Cuando esto sucede es necesario retomar el tema con el niño a fin de aclarar bien lo mal expresado, como así también expresar sobre la dificultad que plantea el tema por deformación social.

Lo mejor es tener la convicción en cuanto a lo que es conveniente decirse, que los conceptos sean vertidos en la misma forma que se imparte toda la educación, con un buen grado de sostén de seguridad.

Para lograr todo ello suele recurrirse en demasía a la bibliografía.

Para hablar de sexualidad no es necesario leer una biblioteca, es un tema que se vive diariamente y se conoce bastante bien. ¡Sí! se sabe de que se trata a partir de las sensaciones, emociones y experiencias personales. Si falta claridad en los conceptos de lo que es la sexualidad cualquier educador tiene la responsabilidad de enterarse para poder enseñar el tema.

En cuanto a la bibliografía es útil manejarnos con alguna que puedan leer los chicos, en tal sentido recomendamos el "¿QUE ME ESTA PASANDO?", libros como estos ya son suficiente, la cuestión es buscar bibliografía en donde se trata el tema de una forma real, sencilla, simple, clara, espontánea, simpática, amena y graciosa. No solo sirve a los chicos, también a los padres y educadores en general para ver los temas a abordar y a abrirlos a un tratamiento diferente. El libro es de : MAYLE PETER, ed. Mondadori (Grijalbo Com.)

Es deplorable como se aborda la educación de la sexualidad desde las instituciones que tienen a su cargo el decidir sobre los contenidos.

Entendemos que el estado se tiene que hacer cargo de brindar esta educación a gente de toda edad. Intereses políticos y religiosos castran la educación y con ello un saludable ejercicio de la sexualidad.

Queda en manos de padres, maestros, profesionales de la salud etc. movilizar al cambio sobre el tema, aunque esto cueste mucho, la salud de nuestros niños y juventud justifica cualquier costo.

"Nuestra cabeza es redonda para permitir al pensamiento

cambiar de dirección."

Fransis Picabia

Los conceptos sobre la sexualidad de Psicología Integradora están en esta sección del portal.

Al respecto es de suma importancia los Componentes Básicos de la Sexualidad.

Lo fundamental de la formación en este aspecto es que la sexualidad pueda ejercerse de forma plena, constructiva y placentera.

Esto de por sí ya garantiza la salud en general.

La sexualidad es un tema prioritario en la educación.



De padres a hijos

Vamos a agregar a lo ya dicho que si bien los padres tienen mayor apertura con el tema, como habíamos mencionado anteriormente, siguen sufriendo una cantidad de inhibiciones impresionante. En muchos hogares hay un gran contraste entre la libertad aclamada y los hechos en sí.



Por lo que ahora nos vamos a referir al los hechos concretas acerca de la sexualidad en los hogares.



Es una aspecto de la vida que está totalmente ausente en los hechos, los padres: NO !, NO LO HACEN, SON asexuados.



SOBRE LA SEXUALIDAD DE LOS HIJOS O bien SE LA IGNORA O SE LA INVADE



La cuestión es que sobre la sexualidad concreta, ejercida no se sabe, no se ve o se ve distorsionada.

Las actitudes parentales de negarse o inhibir expresiones y haceres eróticos con una especie de pudor torna a la sexualidad en anormal y/o inexistente en su pareja. Lo cual daña no solamente a la percepción y educación sexual de los hijos, también la de la pareja parental.

No hablamos de contar o mostrar actos sexuales. Solamente pasa por no ocultar que entre ellos la sexualidad existe, como por ejemplo con la puerta de la habitación cerrada y que se tenga que pedir permiso para traspasarla, con mimos y besos con contenido eróticos etc.

Aun cuando se hable con los hijos sobre una sexualidad sin tabúes cuando se trata de evidencias de que ellos tengan una vida sexual activa es tomada a nivel vergonzante o chistoso o para inmiscuirse en la intimidad de ellos.

Estas son realidades que existen, las vemos a diario en la vida cotidiana y en nuestros consultorios.

Y si la sexualidad es sana y natural estas cosas no tienen que suceder.



Fundamentos principales de Psicología Integradora

para postular sus principios sobre la educación de la Sexualidad

Nuestro psiquismo esta determinado por la actividad social: desde el nacimiento bagaje biológico heredado, funciones psíquicas y medio se interrelacionan en permanente y mutuo cambio; conformándose así nuestra personalidad exclusiva, con sus múltiples orientaciones de vida. El sexo biológico: instinto y aparatos reproductivos, se incluye, de igual forma, a la actividad psíquica como orientación afectiva-erótica; dando paso a una nueva organización: la sexualidad.

La sexualidad es exclusivamente humana, es una realidad cualitativamente distinta a los instintos y a los órganos del cuerpo, los engloba y los contiene. Nunca puede dar cuenta de la sexualidad el instinto ni lo biológico.

Su formación comienza con el nacimiento. Primeramente se interiorizan imágenes y sensaciones. Posteriormente se va enriqueciendo con la adquisición del lenguaje, los juegos, las fantasías etc., hasta tener la capacidad de realización total de la sexualidad, en la adolescencia, con la posibilidad de la relación de a dos en coito completo.

Hablamos de coito como culminación de la sexualidad. Dejando en claro que una vez lograda esta maduración, la sexualidad no se reduce solo a esto e implica mucho mas que un coito. Si bien la sexualidad no se define por la penetración vaginal con el correspondiente orgasmo, esta son las formas mas acabada de ella. El que no sea la única no indica que no sea la máxima.

Lo diferencial y definitorio de la sexualidad es la presencia del deseo y el placer.

Es la actividad que sufre mas deformaciones en su educación. Quedando totalmente desvirtuada en sus finalidades.

Naturalmente la sexualidad es una pertenencia exclusiva de cada persona, no obstante pasa a ser desde el nacimiento propiedad de todos.

La vida sexual de cada persona depende de su particular realidad. Desde las características de la situación presente hasta el momento del nacimiento, todo es posible. En caso de problemáticas o disfunciones de la sexualidad se abre un abanico de posibilidades de su origen desde el presente.

Las características psicológicas, las relaciones con la pareja y la familia son los puntos claves para vivir una sexualidad plena.







Los genitales







Una considerable cantidad de problemas sexuales tienen como una de sus causas las deformaciones sociales acerca de que son y para que sirven los genitales.

Creencias y concepciones nocivas sobre los genitales en sí y sobre las diferencias genéricas de los mismos se reciben desde la cuna produciendo al llegar a la adolescencia una posición de la sexualidad muy alejada de placer y el bienestar, es decir una posición contraria a la sexualidad.

En nombre de "la moral" y las "buenas costumbres", los genitales son desconocidos aún por los propios dueños.

Este fenómeno lo padece especialmente la mujer por el proceso de asexuación que sufre, a este hecho social lo favorece la anatomía femenina ya que la visión de sus genitales es mucho más complicada.

No los ve ella, es zona prohibida y cuando llega el momento de poder tomar un espejito para conocerlos le es imposible, tampoco es posible que su compañero o pareja pueda acceder a mirarlos, el pudor viene a sumarse a este conjunto de escollos y ante él no se puede mostrar desnuda.

El nombre, otro problema!, nada en el mundo tiene tantas denominación como ellos, y especialmente (nuevamente) los femeninos, hay una variedad de nombres sorprendente; en cada lugar, cada familia, cada persona y de acuerdo con quien se esté el nombre cambia. El nombre científico no corre mejor suerte, cuando se quiere hablar con "propiedad" se confunden los términos usando la palabra vagina por vulva (¡otra vez la mujer!), esta alteración la hacen inclusive más de una doctora (medicas, que terminaron la carrera de medicina).

No hace falta ser muy suspicaces para deducir que la falta de denominación más o menos compartida por todos es una tarea de la represión y deformación de la sexualidad, con tantos nombres no se pueden denominar estas partes del cuerpo de una forma simple, sencilla y espontánea tal como sucede con cualquier otra parte del cuerpo.

Esto constituye un adiestramiento muy sutil mediante el cual desde el nacimiento se "aprende" (verdaderamente no es aprender, es un condicionamiento o adietramento) a negar y denigrar estas partes del propio cuerpo fuentes de deseo y placer sexual, ergo se condiciona a negar la propia sexualidad. Y así se sigue de generación en generación.

¿Las consecuencias?, se ven después en nuestros consultorios, siempre y cuando se cuente con la suerte poder de pedir ayuda profesional.

Los hombres corren una especie de “mejor suerte” en el tema, en general hay más libertad y espontaneidad para hablar y tratar a sus genitales.

Las palabras populares son menos y las científicas son pene y testículos. Nótese que las palabras coinciden con la realidad, no siendo confundidas.

También hay una diferencia en la connotación, no esta cargada de vergüenza sino de gracia, picardía y fortaleza: ¡él es todo un señor!, el pene, claro. No obstante esto no es favorable, se le da al pene una especie de autonomía, en la cual parecería que se maneja de por si mismo, hasta se le habla. El pene, así, se transforma en alguien inmanejable por uno, con características de endiosamiento a quien se le exige rendimiento y potencia tremenda perpetua. Nunca puede fallar.

En definitiva, se convierte en un peso; solo se lo puede mostrar o nombrar cuando se "porta" bien, para expresar su "gran" potencia.

Actualmente esta herencia crea muchos conflictos y contradicciones en un cambio social en que hombre y mujer quieren ir a la par.

Si bien el hombre cuenta con el permiso y la visión fácil para conocer sus genitales esto tiene su contra a la hora de perder la excitación durante una relación sexual, cuestión que pasa a ambos sexos, con la diferencia que para el hombre es inadmisible por las consideraciones mencionadas y la anatomía de su miembro viril. Lo cual se torna muchas veces en trastornos de la erección.

Desde una perspectiva integradora biopsicosocial entendemos que la sexualidad femenina mucho más reprimida en función de inhibirla totalmente ya que esto garantiza la identidad del padre y con ello la seguridad de la herencia a los propios hijos, por otra parte si se inhibiese totalmente la masculina no habría reproducción y acabaría la especie humana, ya que es imposible gestar sin la excitación sexual masculina.



El pene

Como enemigo es de lo peor.

Es lo peor. !Sí!. Lejos de causar el placer y bienestar al que está destinado pasa a ser fuente de penurias y sufrimiento.



El funcionamiento

Es esperable que se "comporte" a la perfección.

Se le da identidad autónoma e independiente de la persona.

Se lo piensa, siente y trata como si se moviese por sí mismo o como si sus características definiesen al hombre; ora se le ve como si fuese un amigo, ora como un enemigo, creencia o fantasía de que el pene se comporta “bien” o “mal” por si solo, hasta se le pone nombre y se lo felicita o reta. Todos roles asignados al pene que boicotean la sexualidad.

Cuando en algún momento no hay la respuesta esperada la decepción es mucha y con el pene. De allí en mas toda la atención está en él y se le centra toda la atención antes, durante y después de cada relación sexual.

Esa supuesta falla, ese episodio circunstancial se puede convertir en un problema y con el tiempo en un gran problema: la impotencia.

La persona sigue fijada en que el pene “no rinde” como corresponde y queda encerrada en esto.

Cabe agregar que en este problema el hombre es complementado por pareja que también fija su atención en su perfecto rendimiento de acuerdo a que el pene esté siempre erecto.



El tamaño

Las medidas del pene es un gran enemigo cuando tiene importancia más allá del placer, de tal forma los hombres se traumatizan por si es corto, largo, grueso o fino.

Los recursos personales, sensuales y sexuales pasan a ser entonces desapercibidos.

Es un empobrecimiento de la persona y de sus capacidades eróticas que lo llevan a tener la vista solamente en su miembro viril, y conlleva no creerse capaz de poseer recursos personales como para garantizar el bienestar y el placer de ambos.

La mayor cantidad de las veces son hombres cuyas medidas oscilan dentro de la media general, es decir dentro del tamaño que tienen la mayoría de los hombres. Esto es: en estado de flacidez 8 a 10 cm. aproximadamente, en erección de 15 cm. a 17 cm.

De todas formas aún cuando sea menor o mayor la medida no es esto lo que determina la calidad a la relación sexual ni valorización a la persona.

El tratamiento correspondiente a hombres aquejados por el tamaño de su pene es una psicoterapia que apunte a la identidad y valorización de la persona.

Lamentablemente contamos con ejercicio profesional comercial que solo apunta a enriquecer sus bolsillos o profesionales ignorante de la sexualidad que realizan prácticas manipuladoras del pene y de la persona a fin de alargarlo. Estos objetivos y promesas no son cumplidos, aún cuando lo fuesen no están resolviendo el problema, es mas están acrecentando en el hombre la idea de que su valor depende de cuestiones foráneas a sus capacidades personales. Y el problema se va acrecentado cada vez más.

Como cierre al tema decimos que es, por ejemplo, la sensibilidad de ambos, poder llegar al otro de acuerdo a las apetencias del otro, la riqueza del juego erótico y la forma de penetración lo fundamental en el coito y no el largo o ancho del pene. Agregamos que la zona de mayor sensibilidad de la vagina esta en su entrada en el llamado “punto g”, por lo que el movimiento del pene en este punto requiere habilidad y no tamaños determinados.

Tema que seguimos en el artículo “Los tamaños”.









La vulva, ¿qué es?

Como veníamos diciendo hay múltiples confusiones con respecto a los genitales femeninos.

Además de no poder acceder a tocarla más que para el aseo ni a verla tenemos el conjunto de denominaciones populares tan interminable como el infinito, es como si en vez de fuente de placer fuese todo un problema la vulva. Veamos a título de ejemplo alguno de sus nombres: lechuguita, cuchuflita, porota, cola de adelante, panocha, papaya, raja, chucha, cachucha, freña, chocho, coño, conejo, almeja, cosita, la de abajo, coño, chchi, hijo, cotorra. . . siendo la más popular en Argentina: concha.

A tal punto llega la necesidad de asexuación de los genitales femeninos que se constituye en aquello que no debe ser mencionado ni siquiera con el nombre científico.

Su nombre científico es vulva, denominarla vagina es confundir esta zona, por excelencia erótica, con el conducto que la une al útero. Cabe destacar que, además, la vagina socialmente sigue siendo reducida únicamente a su función en la maternidad, son dogmas que a pesar de todos los avances en la sexualidad siguen siendo escollos para el disfrute.

Cómo toda zona erótica para cada mujer son diferentes las formas con las que encuentra mayor placer.

Cada mujer tiene sus particularidades y sólo conociéndolas puede orientar o guiar a su pareja para el mayor placer de ambos.

Vulva

Es usual que la mujer ni conozca visualmente su propia vulva, cuestión que tan solo se puede lograr mediante un espejo, también hay una buena cantidad que no se animan a conocer tactilmente ni su vulva y menos aún su vagina. Estas inhibiciones atentan contra la sexualidad plena.

El conocer visualmente la vulva es sumamente importante, también lo es conocer el tacto de la misma, las zonas más sensibles – en especial clítoris y punto g - y como se estimulan para aumentar la excitación.

Otro atributo que suele ser muy deformado es el olor, el olor natural de la vulva es a menudo tomado como suciedad, no estamos hablando de un olor a suciedad, estamos hablando de un baño diario. El descrédito en que ha caído el olor a vulva empobrecen la sexualidad a la hora de ir a lavarse interrumpiendo para ello el acto sexual, lo que enfría la relación y justamente es uno de los factores de excitación para el hombre (además no es sano orgánicamente lavarse a menudo, esto se consulta con profesional de ginecología).

La vagina es el conducto que conecta la vulva con el cuello del útero, es virtual ya que se encuentran sus paredes en contacto, es decir está siempre cerrada, se abre a medida que es penetrada o dando paso al bebé en el parto. Su longitud es aproximadamente de 6 a 8 centímetros, es de suma utilidad que la mujer pueda explorarla y sentir su sensibilidad.







Concha

El Punto G es su zona externa y superior, al tacto resulta rugosa, es donde se concentra mayor sensibilidad erótica, es el lugar que necesita más estimulación a fin de lograr orgasmo vaginal. Si bien hay múltiples formas de orgasmar con la penetración se puede llegar a placeres inconmensurables, para ello hay que buscar la forma de posibilitar mayor roce con el punto g, el resto de la vagina, de textura lisa, tiene pocas terminaciones nerviosas.











Los tamaños







Las cuestiones de los tamaños

son tamaño de cuestiones

Personas no bien dotadas engrosan la lista de discriminados.

Por eso vamos a reforzar lo ya dicho en el artículo “Los genitales”.

El tamaño del viril miembro es un rubro de mayor interés para el mundo del espectáculo sex-symbol, disfruta del mayor de los ratings. A tal punto que millones de dólares se utilizan para subsanar el tema. Ni cortos ni perezosos profesionales comerciantes aprovechan estas concepciones de que lo único que vale la pena es lo “perfecto” aumentando así con sus propagandas y sus apariciones en los medios de difusión el drama de la gente que sufre por estos prejuicios.

Es importante aclarar que estas posturas sobre la inservibilidad de lo que no entra en una determinada media no dista mucho de aquellas aspiraciones de un grupo humano superior por ser rubios de ojos azules y con determinada contextura física.

Si bien la población femenina que no se ajusta medianamente a las características del momento sufre las discriminaciones pertinente, el tamaño del pene tiene connotaciones mucho más ligadas a la valoración sexual. El cuerpo femenino tiene que adecuarse a la moda, deja de ser atractiva si no lo hace, en cambio al hombre lo persigue siempre como espada de Damocles el mismo tema,...

...es eso, exacto.

Esto depende de una sociedad patriarcal y será tema de otro análisis.

Una de las constantes preguntas en las consultas virtuales y en el foro de sexualidad es si la mujer se fija en ello, ya que su pene mide tantos cm.

No vamos a decir una cosa por otra.

El tamaño del pene importa a la mujer. Se fija en ello.

También se fija en el tamaño del hombre, si mide menos de 1,75 ya no es muy atractivo.

También se fija en el peso, un poco de sobrepeso ya hace que el hombre no sea tan interesante.

También se fija en como habla, alguien callado y más bien tímido no es un macho de aquellos.

Toda característica física que no caiga dentro de los parámetros esperados para el hombre hace que se lo pueda ver como desechable.

El mismo destino puede correr cualquier mujer si no logra los atributos asignados para ser "un minón".

Por suerte la vida no es tan así y la gente interesada en una buena sexualidad busca para compartirla a quienes brinden bienestar y disfrute.

Los mejores amantes -sean novios, matrimonios, amantes o relaciones ocasionales- son quienes no se fijan en las apariencias y si se fijan en disfrutar al máximo.

De nada vale centímetros más o menos para ello. Hay que estar libre para disfrutar y hacer disfrutar al otro. Esto es lo básico.

Y resulta que en el contacto íntimo atrae poderosamente la vehemencia del deseo, se siente tremendamente la piel con quienes tienen la capacidad erótica de llegada.

El problema sucede cuando una persona no tan bien dotada tiene en su cabeza el mambo de ser "perfecto". Por el tamaño del pene, por el color de sus ojos, por la estatura, por como habla...

No vamos a soslayar que las sensaciones en la penetración cambian de acuerdo al tamaño. Sucede que a la hora de evaluar la calidad de la relación sexual en monto de placer lo que se pone en balanza es la habilidad para jugar con el pene dentro de la vagina, las capacidades lúdicas y libres del juego erótico previo y post coito, el sostenimiento de un clima erótico en la cotidianeidad. Sucede también que gente apasionada por superficial no logra estas facultades por una simple cuestión de que quien está en misa no puede estar en la procesión.

Es totalmente ajeno y contrario a disfrutar en grado máximo la sexualidad intentar agrandar algo del cuerpo.

Se trata mas bien de agrandar la visión personal acerca de la sexualidad, esto es lo que da un definitivo cambio a la vida hacia disfrutarla a fondo. Se pasará de la perturbación y el displacer a la apertura mental, afectiva y sexual.







La masturbación







Adolescencia



Desde la pubertad la masturbación comienza ya a tener sentido como actividad de la sexualidad tendiente al placer orgásmico total, acompañado de las correspondientes respuestas fisiológicas de cambios en los órganos sexuales y emisión de los correspondientes flujos.

Junto al desarrollo sexual biológico se despliega con toda potencia el deseo del goce sexual.

La persona comienza a sentir en el juego autoerótico cada vez más excitación, lo que la lleva a incrementarlo y llegar así a experimentar el orgasmo. No cabe ninguna duda que ésta es una de las mejores vivencias de la vida, por lo cual se repite la experiencia todas las veces que esto sea posible: se acaba de descubrir un placer inconmensurable.

Esta práctica puede ser muy frecuente al comienzo.

El joven va poniendo posteriormente la atención y las energías en las relaciones sociales y sus primeros romances. Por lo que la masturbación va espaciándose, tanto como sea su tiempo en que sienta nuevamente deseos del placer orgásmico.

En toda esta etapa la masturbación no es solamente natural y normal sino que además es un gran recurso para:



- descubrir la propia identidad sexual.

- postergar la relación sexual completa de a dos hasta que sus capacidades psicológicas le permitan hacerlo con mayores seguridades del cuidado propio y ajeno.



Y . . ., ¿qué pasa después ?.



A todo lo largo de la vida la masturbación es normal y natural.

- Sustituye las relaciones sexuales cuando estas no son posibles, aún cuando haya pareja y no pueda darse la sexualidad por cualquier circunstancia.

La masturbación en estos casos es necearía, la libido o energía sexual al no ser resulta tiene otros destinos en distintos síntomas, con la posibilidad de que vaya decreciendo esta energía e ir perdiendo el apetito sexual.

- Se la realiza cuando la persona tiene ganas, deseos de ese placer. Se haya o no comenzado las relaciones sexuales y se tenga o no pareja, con esto queremos indicar que si se tiene pareja no es que esté ni bien ni mal masturbarse, simplemente es un recurso apropiado cuya necesidad es determinada por la propia persona.

- Es también un recurso más del juego erótico en pareja. Durante las relaciones sexuales o como seducción en la búsqueda de ellas.



Causa problemas cuando:



- La frecuencia es notoriamente mayor o menor a la que indica su deseo por el placer sexual.



- Es realizada con culpas y miedos.



- Es realizada con apuros.



- Cuando se cree en mitos fuera de toda realidad como ser: la masturbación causa

- debilidad,

- eyaculación precoz.

- impotencia,

- crecimiento del pene,

- infertilidad,

- falta de memoria,

- debilidad mental,

- etc.







Los inicios...







“Las primeras relaciones sexuales

no suelen ser las mejores,

lo bueno sería que sean de primera

y de las mejores elecciones propias.”



En pleno siglo XXI siguen persistiendo posiciones como:



* La mujer acepta o no por no quedar mal con el muchacho o con sus amigas.

* El varón siente que "debe lograrlo" para ser hombre o hacer número.

* La mujer se ubica en la pasividad, entonces termina aceptando cosas que no quiere.

* Cuando se intenta cambiar estas formas en función de equiparar los roles femeninos y masculinos encontramos: El joven no sabe cómo conquistar y queda paralizado o rezagado. O La joven "avanza" con brusquedad y desafío, sin espontaneidad. O La comunicación no existe, el diálogo se interrumpo cuando comienza a despertar interés erótico mutuo.

* Un joven pasando los 15 que no haya debutado deber ser por que es homosexual.

* La mujer lo debe hacer por "amor" (especificado mas abajo).



Estos posicionamientos en las primeras relaciones sexuales las alejan del bienestar, el placer y el cuidado mutuo, son formas de pensar que desde el comienzo va sometiendo a la persona.

Esto incide en que un número bastante llamativo de jóvenes que están consultando por disfunciones sexuales como eyaculación precoz, anorgasmia, etc..



Así planteada la relación entre ambos sexos es producto y a la vez consecuencia de una pareja disociada, en confrontación, lucha, competencia; las relaciones presentes y futuras tendrán, consecuentemente, en todos sus aspectos y no solamente en el sexual, las mismas características.



Los condicionamientos para una sexualidad normal sólo pueden colocarlos cada uno, tiene que ser desde el comienzo una responsabilidad propia; es necesario que los jóvenes trabajen consigo mismo una serie de aptitudes como:



1.- Tener un claro conocimiento de sí mismo, saber defender las propias necesidades y puntos de vista.



- Saber elegir con quién va a estar, especialmente en algo tan "fuerte" como una relación sexual, estar seguros que no se va a este tipo de relaciones solo por ser elegido.



- Poder reconocer a quiénes pueden cuidarse, y por ende, cuidar al otro; quienes pueden respetar los límites que se les pongan.



- Basar una relación afectiva en el bienestar, el crecimiento, enriquecimiento y disfrute de ambos.



La formación de la personalidad así planteada requiere haber llegado a un punto de maduración biológica, psíquica y social que tiene que ver con haber traspasado determinada edad y haber tenido la educación necesaria para adquirirla.



2.- Llegar a las primeras relaciones con recursos como:



* Espontaneidad.



* Diálogo con claridad y simpleza sobre el tema.



* Información adecuada, real.



* Reconocimiento de lo no sabido y posterior información real.



* Desmistificación, revisar creencias y cotejarla con la realidad.



* Revisión de los conceptos aprendido en la familia ya que ellos pueden haber sufrido tergiversaciones a lo largo de las distintas generaciones.



Si bien estas condiciones son las adecuadas en el inicio de la sexualidad siempre se está a tiempo de revertir las causas de malestares.



La Sexualidad y el Amor

Y... llegado el momento, a la hora de asociar el amor por el otro con el deseo sexual es común una serie de equívocos y enredos producidos por la deformación, en este caso, del amor.



¡OH, EL AMOR!



Es un gran caballito de batalla para cantidad de cosas, se usa en un exceso rayano a lo empalagoso para explicar, permitir, prohibir, justificar y etc. las relaciones sexuales



Sentimiento que se da como fundante del comienzo de la sexualidad de a dos.



Es el amor la condición para la chica. El muchacho puede comenzar con quien no ama y ella: ¡NO!.



La cuestión es que del tan mentado amor no se dice nada más que esto, que "se hace por amor" y ¿que es el amor?. En realidad no se sabe de que se trata. Especialmente en las mujeres, esto genera confusión pre y post relación sexual, sobre si está bien hecho con esta persona ya que no tiene en claro cual es el amor que hay que sentir para hacerlo. Es más, a partir de la confusión, con dudas y culpas incluidas, suelen generarse disfunciones de la sexualidad en cualquiera de los dos.

Lo cierto es que estas concepciones vacías de contenido asociadas en forma forzosas con la sexualidad llevan a no saber de que se trata realmente la sexualidad.

- Si están pensando que el amor es ese que todo lo puede, no se sabe de que se habla.

- Si es ese que ven en papá o mamá, no se sabe donde está la sexualidad en la vida pues en ellos no.

- Si es como contó la amiga o amigo, se entiende mas o menos de que se trató pero captar el sentimiento no se puede.

- Y esto que se siente, ¡épaa!: es excitación, y el amor ¿donde está?.

- Si no tendría que haber esperado el casamiento.

- Si no hubiese sido mejor antes de casarse.



Volvemos a aclarar que las condiciones de una buena sexualidad son las que hemos definido como Componentes Básicos de la Sexualidad y que ellos encierran en si mismo todo el afecto que implica un encuentro tan fuerte. El amor para cada uno tendrá distintas connotaciones y no se puede definir este sentimiento como motor para la sexualidad. Los motores en este sentido son el cuidado de sí mismo y el cuidad del otro. El respeto mutuo. Si es a esto que se le llama amor estamos de acuerdo con que va unido a la sexualidad, en tal caso hay que definirlo, que se sepa que es.

Si se sigue sosteniendo una palabra hueca de significados lo que puede pasar es que se pierda de vista todos los afectos que llevan a una sexualidad placentera, con el correspondiente riesgo de sostener una relación tortuosa.



La primera relación sexual



Es de gran expectativa para el varón y para la mujer.



Ambos comparten miedos e inseguridades, fruto de una educación deformada y deformante sobre la sexualidad.



ES IMPORTANTE



Que sea buena y gratificante, como todo lo sexual : es gratificación total a diferencia de todas las otras actividades.



Que se cuente con las medidas de seguridad preventivas de embarazo y enfermedades de transmisión sexual.



En situación de comodidad e intimidad.



No importa hasta donde llegue ni que no suceda todo lo esperado.



Espontaneidad total y libertad a todo.



Poder frenar cuando se comienza a sentir displacer.



Solo el límite de lo que molesta al otro.



Tomar como normal y natural los inconvenientes que puedan presentar cualquiera de los dos. Estos pueden ser:



- falta de excitación

- desaparición de la excitación

- trabas a lo que se quiere hacer

- incomodidades

- conductas no esperadas

- cambios bruscos en el juego erótico

- detención del juego

- falta de orgasmo







Relación Sexual











Veamos algunas cuestiones de esto de "ir a la cama". Bueno..., o a donde más guste: a la cocina, al balcón, a la terraza, al baño, en fin a elección personal (personal de a dos, claro).

Sea con el nombre que sea, sea donde sea y de la forma que sea, hay múltiples variedades, diríamos infinitas posibilidades.

Lo que sí se espera es que sea totalmente libre, en donde ninguno tenga que esconder, ocultar, precaverse, cuidarse de las formas, etc. . . .

Es una de las poquísimas relaciones en donde cada uno puede mostrarse como es, quien es.

sexposturas

Otra de las características determinantes y distintivas del encuentro sexual es la fusión con el otro para luego poder “desprenderse” nuevamente como persona, culminando en su máxima expresión de exaltación en lo que llamamos "el brote orgásmico", no hay palabras para describirlo fehaciente y totalmente, se traspasa por sensaciones de locura o muerte llegando posteriormente a un relax espectacular

Llegar al orgasmo resulta ser adecuadamente una finalidad de las relaciones sexuales.

No por ello hay que dejar de gozar relaciones sexuales sin orgasmo de alguno o de ninguno.

Los demás momentos de la relación sexual son tan importantes y necesarios como el orgasmo, disfrutar a pleno de cada uno de ellos sin objetivos determinados más que ese disfrute mutuo es la cuestión.



"Haceme lo que quieras" son las palabras más sexies que puede decir una mujer. Sólo puede decirlas en un momento de pasión. Sólo las puede decir pocas veces, a poca gente y en pocos momentos.



"Haceme lo que quieras" son las palabras más sexies que puede escuchar un hombre. Cuando un hombre tiene la suerte de escuchar esas cuatro palabras, sabe que esa mujer se siente más mujer que nunca y lo siente a él más hombre que a ninguno en ese instante.



El sexo tiene extraños caminos, y uno de los afrodisíacos más grandes para hombres y mujeres es saber que el otro está pasándola realmente bien. Al decir "haceme lo que quieras", un mujer está diciendo: "La estoy pasando bárbaro y quiero darte todo para que vos la pases bárbaro." Es como decir: "Quiero ser tu puta pero no por dinero sino porque ya me pagaste con sexo y quiero devolvértelo con la misma moneda y estoy dispuesta a todo porque me diste todo." Es como decir "gracias", y "por favor, dejame agradecerte."

Cuando comienza una relación, hay temores y dudas en la cama… ¿Le gustará lo mismo que a mí? ¿Hará las cosas que me gustan, como a mí me gustan? ¿O yo haré las cosas que le gustan, como le gustan? Cuando hay química, todo indica que en algún momento pasará, que el sexo será más y más atrevido y quizás, en algún momento, cada uno se acerque al ideal del otro.







Comunicación







Sexualidad y comunicación

desde una mirada antropológica



Para empezar, algunas caracterizaciones sobre cómo podría pensarse a la sexualidad:



- como una actividad que tiene que ver con nuestra especificidad en tanto humanos.

- como una actividad altamente movilizante: tiene que ver con nuestras fibras más íntimas.

Fibras íntimas que son estremecidas por otro. Y con otro.

- como una actividad que estremece las fibras de otro, con uno.

- como una actividad que se expresa cuando nuestra racionalidad ha descendido a foja cero.

- Función, actividad, vivencia, emoción, sensación que -al decir de Foucault- "ha sido hablada pero no hablada" durante milenios, no podría pensarse sin ser contextualizada culturalmente.



* La sexualidad es una función del psiquismo humano:

El hombre, en el proceso de hominización, ha desarrollado el sistema nervioso central,que -por sus funciones- determina la diferencia esencial entre éste y el resto de los animales.

En aquel, despegarse de lo estrictamente animal es superar comportamientos que quedan, en éstos, exclusivamente determinados por lo biológico.



* La sexualidad desde una perspectiva socio-histórico-cultural:

El hecho de ser la sexualidad un resultado de la interacción de lo biológico, lo psíquico y lo cultural la convierten en actividad constitutiva de los humanos.

Dicho en otros términos, el hombre se constituye en tal, entre otras razones, por su sexualidad. La sexualidad lo define en su particularidad, individualidad y unicidad.

La sexualidad es la "raíz de la relación de pareja" (El todo que somos). Se despliega y alcanza su máxima expresión en el encuentro con otro. Encuentro en el que se ponen en juego los niveles más altos de goce, placer, entrega e intimidad conjunta. La sexualidad completa es una actividad de los seres humanos que condensa necesidades que constituyen a los sujetos en su particularidad, al manifestarse en modalidades eróticas conjuntas de deseo-goce, producto de las pulsiones, deseos y goces de cada uno de los implicados en la interacción sexual.

No puede haber "secreto" sobre la sexualidad, porque la vivencia del placer sexual debe estar en, y ser de las personas. El saber de la propia sexualidad no puede ser de nadie más que de uno mismo.

¿Quién más que uno mismo, podría saber, mejor que uno, sobre cómo es nuestra sexualidad?



El saber sobre los placeres, sobre los placeres permitidos y los que no, sobre los goces legítimos y los que no lo son, son saberes que ha construido una determinada sociedad, en función de la estructura que la sustenta, y al mismo tiempo para sustentarla, a través de complejos mecanismos de internalización que comienzan desde el mismo momento del nacimiento y que suelen acabar en modalidades de relacionamiento de competencia, lucha, descalificación del otro, uso del otro, sometimiento del otro con los manejos:

te llamo no te llamo, te doy no te doy, estoy pero te puedo abandonar, te quiero pero no tanto, confío pero no me entrego, te miento, te engaño y más, mucho más de lo mismo, de terminar haciendo obedientemente, y a veces sin darnos cuenta lo que responde, desde nuestra óptica, a necesidades de los sectores sociales hegemónicos:

Someter o ser sometedios en la batalla por el yo o el otro, cuando lo esperable es el otro y yo en conjunto, en interrelacion solidaria.



Para empezar a tomar a la sexualidad como actividad que nos constituye, como actividad en la que sólo nosotros podemos poseer los conocimientos de nuestros deseos, goces y placeres, como actividad conjunta y de entrega e intimidad máxima con otro debería hacernos:

* Discriminar en nuestra vida sexual aquello que responde a lo impuesto y aquello que no.

* Identificar instituciones, mecanismos sociales, grupos y personas que imponen o intentan imcolocarnos una sexualidad no coherente con la sexualidad que se desea para sí.

* Registrar -particularmente- modalidades comunicacionales descalificadoras asociadas a todo proceso de interacción, sea esta pertinente a la vida sexual estrictamente o a cualquier ámbito de interacción humana.







En crisis...







Sexualidad en momentos de Crisis

y

Crisis de la Sexualidad



Consideramos de suma importancia el abordar distintas temáticas que subyacen a esta situación de Crisis con Componentes Catastróficos (CCC) como hemos definido el actual estado de cosas en la República Argentina (2001-2002).

En esta ocasión nos referiremos a la sexualidad apoyando nuestras reflexiones en dos artículos publicados en un matutino argentino.

La sexualidad se ve perjudicada en forma permanente en las situaciones de crisis siempre y cuando haya un terreno fértil en la pareja y persona para que se deteriore esta función primordial del ser humano.

Esta nueva situación con componentes catastróficos viene a sumarse a la crisis socioeconómica sostenida ya hace mas de una década. Nos resulta importante señalar el aumento de consultas referidas a distintas disfunciones de la sexualidad, de alguna manera ligadas a las problemáticas mencionadas.

Así mismo, reiteradamente, estas disfunciones que denotan crisis de la sexualidad se definen como problemáticas crónicas cuando la pareja no logra recrear y/o establecer un tipo de relación basada en:



* El contacto y la comunicación de compañerismo y apoyo

* El diálogo franco

* Seducción y conquista diaria

* Creatividad

* Renovar la relación y sus reglas del juego por lo menos en cada etapa o crisis

* Poder desechar mitos y tabúes

* Responsabilizarse de las problemáticas sin endilgarlas a circunstancias externas



Estos son algunos de los factores que inciden en el decaimiento y deterioro de la sexualidad, más allá de las dificultades que se puedan tener en el marco de la actualidad mencionada.

Cabe destacar también que cuando la sexualidad está implicada en las problemáticas es necesario la revisión de las dificultades sexuales de cada uno.

Queremos llegar a ustedes con una reflexión. Si bien no estamos negando la incidencia de distintas problemáticas como la situación y la edad (una de ellas, la andropausia, constatada en los dos artículos que endosamos) creemos que estos componentes no son suficientes para determinar el deterioro de una función personal y una relación de pareja totalmente vitales e imprescindibles para vivir bien y- justamente - poder enfrentar con mas fortaleza toda crisis, aún esta tan caótica.

Por todo esto es que consideramos de suma importancia la búsqueda de recursos personales y de pareja, recursos que acompañen en el camino hacia las distintas alternativas de resolución, no entrando en la fácil implementación de muletas o bastones (medicación o "curas mágicas" que no hacen mäs que reforzar la minusvalía y desvalorización.

Resolución que indica una labor terapéutica personal y/o de pareja que contemple la integridad biopsicosocial..







Deseo sexual

(Lo saque de La Nacion- LA NACION | 06/01/2002 | Página 11 | Ciencia/Salud | Según una investigación del Hospital de Clínicas) de todos modos fue borrada esa pagina.







En los argentinos, el deseo sexual cede ante la crisis

Casi el 50% de los encuestados admitió alteraciones de la libido



* Según los autores del estudio, esto se explica en parte porque los argentinos relegan a un segundo plano su sexualidad

* Fueron encuestados más de 2500 mayores de 50 años



Descuidado, relegado a un segundo lugar, cuando no olvidado, el deseo sexual de los varones argentinos se apaga ante la vorágine de noticias que dan cuenta de una realidad tensa, inquieta y agobiante. En otras palabras, nuestra libido -como la bautizó el psicoanálisis- está en baja.

Según una reciente encuesta realizada por la División de Urología del Hospital de Clínicas, casi la mitad de los argentinos mayores de cincuenta años presenta alguna alteración en su apetito sexual. "Hoy en día la falta de deseo está aumentando entre los varones -dijo a LA NACION uno de los autores del estudio, el doctor Carlos Nolazco-. Y una de sus causas es esta situación social, política y económica que estamos viviendo.

"Si yo enfoco mi libido en el corralito financiero, termino relegando a un segundo plano mi vida sexual", explicó. Eso es justamente lo que parece estar sucediéndoles a los varones argentinos: el 23,82% de los 2506 mayores de cincuenta años encuestados refirió alguna alteración del deseo sexual, mientras que el 19,6% lo consideró insuficiente; para el 5,16% éste era directamente inexistente.



Con la autoestima por el piso



"La sexualidad del hombre está muy ligada al poder dentro de la pareja -apuntó el doctor Osvaldo Mazza, jefe de la División de Urología del Hospital de Clínicas-. En la mayoría de los casos, el hombre tiene la consigna de ser recolector y proveedor, y sobre la base de ello construye su autoestima. Pero cuando la sociedad lo agobia privándolo de esas capacidades (de trabajar, producir, proveer, proteger) que lo acompañan desde la cuna, ve dañada su capacidad de responder sexualmente."

Para este experto urólogo, la pérdida del apetito sexual o libido es una forma de respuesta ante esa situación. "Esto muchas veces puede traducirse en un bajón hormonal que afecta la producción de las hormonas sexuales (independientemente de que el hombre esté experimentando o no la andropausia). De hecho, está demostrado que los individuos en situaciones de stress tienen valores hormonales mucho más bajos que los normales.

"Todo esto lleva a que en nuestra población la consulta por falta de deseo sexual sea realmente importante", afirmó Mazza, que es profesor titular de la cátedra de Urología de la Facultad de Medicina de la UBA. "Pero la falta de deseo no significa impotencia -aclaró-. Cuando les preguntamos si en el momento en que sienten ganas de tener relaciones sexuales experimentan dificultades para lograr una erección, responden que no."

Una cuestión hormonal

Si bien la gran magnitud que el problema de la falta de deseo sexual tiene entre los argentinos de más de cincuenta años hace pensar en la incidencia de factores psicosociales como los arriba mencionados, también es cierto que a esa edad una pequeña proporción de los varones experimenta lo que la medicina moderna ha dado en llamar andropausia.

Esta consiste en un gradual y progresivo déficit hormonal similar a la menopausia femenina, comentó el doctor Nolazco, y puede en algunos casos dar lugar a una falta de deseo. "Sucede que además de experimentar una disminución en la masa muscular, depresión e inestabilidad emocional o trastornos del sueño, estos varones sufren una reducción de la hormona masculina (testosterona)."

Para confirmar qué tan importante es la incidencia de la andropausia -una afección descripta hace relativamente poco tiempo- en la falta de deseo sexual (y otros aspectos) de las personas que participaron de la encuesta, los investigadores del Hospital de Clínicas planean realizar estudios para determinar qué tan profundo es en ellos el déficit hormonal.

En cuanto al impacto de la crisis en el apetito sexual de los argentinos, por ahora no hay ningún estudio en camino, pues de eso no hay dudas.















Pornografia







Pornografía y Represión

de la Sexualidad







Nos referimos a sexo como la diferenciación anatómica en los seres vivos, en masculino y femenino, con la capacidad de concretizarce en unión sexual y procrear.

A sexualidad como las características que surgen como resultante de las modificaciones que la sociedad le imprime, al sexo del ser humano, desde el momento del nacimiento.

El ser humano por ser social necesita aprender a desarrollar plenamente sus capacidades; en igualdad de condiciones, libertad, cooperación e independencia.

Son estas que conjuntamente con lo sexual, hacen de la sexualidad, una de las formas de gratificación de los seres humanos.

Es esta la resultante de un escalonado proceso que comienza con cada uno dadas las condiciones de seguridad afectiva y estimulación sensorial, estima, aprendizaje y conocimiento sin mas límites que el propio interés, creatividad, fantasías, goce, solidaridad, convivencia placentera.

Es lo social lo que determina el tipo de relación humana y la formación de la individualidad. Que en su singularidad y capacidad va creando nuevas formas, produciendo cambios en los grupos y estructura social; es un vaivén continuo que encierra por lo tanto múltiples contradicciones.

Creemos que todos los sentidos, sensaciones, percepciones, vivencias y valores, forman parte de un todo para poder armar una dupla que resista las contingencias de un medio hostil, es la relación hombre-mujer.

Las distintas potencialidades del hombre fueron generando desigualdad de posibilidades.

El sistema de relaciones competitivas requiere que los valores que lo sustenta, sean mantenidos por los individuos de esa sociedad, esto es por la internalización de los valores destructivos. Así mismo las necesidades esencialmente humanas son bloqueadas y reprimidas desde el nacimiento. Siendo una de las consecuencias la adopción de ideas espurias de la sexualidad, dando como consecuencia en el adulto un yo no desarrollado en plenitud.

La determinación social está mediatizada por los microgrupos: familia, escuela, amistades, clubes, etc.. Y ahora como elemento que tiene gran influencia tenemos los medio masivos de comunicación social.

Con respecto a la sexualidad plena; se desvirtúa con la expresión del patriarcado, donde lo reprimido no es esencialmente el sexo sino los componentes positivos de la sexualidad.

Entonces en este fenómeno vemos que lo reprimido es la igualdad de condiciones en el desarrollo personal, pues es esto lo que se opone al sistema social en donde el poder se adquiere por herencia y no por condiciones personales.

Asentando esta milenaria discriminación veamos cómo y que desde el nacimiento se reprime y bloquea.

En nuestra cultura es bastante observable la evitación del contacto de piel con el bebé, aún desde recién nacido; las caricias son así dosificadas y excluyendo desde ya los genitales que se tocan solo para el aseo. Queda así bloqueada la necesidad de estimulación táctil del bebé, una de cuyas consecuencias se verán en disfunciones como la ausencia del deseo, y cuyo origen es el bloqueo del contacto íntimo que en este caso el comienzo es la diada madre-hijo y en la madurez la pareja.

Desvincular las personas evitando lo mutuamente gratificante, el "divide y reinarás", se aplica también no permitiendo la conjunción de la pareja y aquí comienza, bloqueando la gratificación corporal mutua.

Posteriormente con la adquisición del lenguaje y la relación social se declara mas abiertamente la división y el enfrentamiento: "machona - maricón", "Las nenas con las nenas, los nenes con los nenes", la división de la escolaridad por sexo, etc., etc..

En la juventud no se reprime el sexo, sino que lo que se reprime y bloquea es nuevamente la conjunción, unión, goce mutuo. Es sabido que el sexo es altamente estimulado en los jovencitos y aún con gran expectativa en sus inicios, ya sea con el domino paterno u otros (ej: medios de comunicación); ya sea con prostitutas o mujer - mercancía. Siempre tenemos sojuzgamiento, división, enfrentamiento.

Con las demás necesidades y sentimientos esencialmente humanos podemos hacer el mismo recorrido: sobre la autovalorización y la capacidad de auto-abastecimiento, vemos desde el comienzo del autoerotismo que el cuerpo debe ser cubierto y se reprime la autoestimulación. Luego vendrán los "sucio", "feo", "chancho". Y en otros aspectos "no podes", "no sabes", "que burro", "son un inútil".

La desvalorización de las propias capacidades crea la dependencia y la sumisión al poder.

¿Que es la negación del origen de los niños, sino la desvinculación del sexo con las capacidades creativas y constructivas? Son estas capacidades las que aquí se reprimen de la sexualidad.

¿Se le prohibe hablar al niño de sexo y coito? NO. Se le festejan los chistes, se lo muestra en T.V., en afiches etc., los hombres lo hablan delante de ellos; pero nunca como goce, ni mutuo y ni siquiera propio: la idea eje es siempre poseer y someter. Los padres muestran sus apetencias por cualquier mujer, nunca por la propia. La desvinculación con el amor es mamada desde los primeros meses de vida.

La represión de todo lo que hace de la sexualidad un aspecto de conjunción, de goce y satisfacción mutua es lo que realmente importa reprimir, y es por ser estos uno de los componentes que hacen peligrar el poder a quienes lo tienen: desde los padres, pasando por los profesionales hasta el poder socio-económico como principal determinante.

No es sin embargo todo tan lineal. Estos fenómenos existen con sus contrarios. Unos y otros, modalidades de relaciones destructivas y sentimientos genuinos, necesarios para el ser humano, coexisten en distintos niveles de conciencia para cada grupo, para cada individualidad. Es así que vemos en el transcurso de la historia los cambios de estructuras sociales, de valores, de costumbres, etc..

Es real que se va conquistando la igualdad entre los seres humanos; hombre y mujer van equiparando sus posibilidades de desarrollo. Pero el proceso es costoso y lento. En este momento coexisten la búsqueda de la igualdad con el patriarcado y el enfrentamiento. Se instaura así mas que el sometimiento, la pelea por el poder en la pareja.

La competencia entre ambos tiene tanto expresión en la vida cotidiana como en la sexualidad. La primera interfiere en la sexualidad por contaminación, y esto crea conflicto. En algunos casos vemos que por una parte se mantiene el patriarcado y por otra la aceptación mas o menos parcial de la igualdad; un ejemplo: el mantenimiento del poder del hombre se hace a expensas del sobrecargo de actividades de la mujer y ésta por obediencia femenina y por demostrar que puede mas siempre le sirve; el posible cuestionamiento de ella es tomado como "queja femenina", "cosas raras de mujer", etc.. por las noches cuando Él dispone apagar el video que Él eligió, ella cansada, aburrida, y mas de una vez con ira ya duerme. La consulta es "desgano sexual de ella", con lo cual él mantiene el poder.

Cuando la sexualidad es el campo de batalla directo de la competencia y en forma inconsciente se mantiene la necesidad de dominio y sumisión y en forma consciente se espera la satisfacción mutua; la salida generalmente es una disfunción sexual. En un ejemplo de esto: el conflicto se alimenta de un bloqueo temprano de la sexualidad, enganchándose con una falta de estimulación de los primeros meses de vida, su resultante era la ausencia total del deseo femenino.

Consideramos que la pornografía es una descalificación de la sexualidad internalizando ideas destructivas en asociación con la misma.

Someter a mancebía es la definición más clara, pues es así, asociado al sexo está el sometimiento a la esclavitud: 1) en lo que se ve, (generalmente del hombre hacia la mujer) y 2) hacia el que ve.

Se trata de imcolocar la modalidad de vida que enfrenta, divide, violenta.

En este caso con un gancho tan fuerte como es el hacer permitido "lo prohibido": el sexo.

Creemos que una relación gozosa y gratificante en la sexualidad es una relación en íntimo y solidario contacto cotidiano; y viceversa una pareja en reales condiciones de igualdad, solidaridad, respeto mutuo y lógicamente correspondencia en el deseo erótico es una pareja que goza plena y satisfactoriamente de la sexualidad.

Todo lo que se contrapone con este estilo de vida, que es necesidad básicamente humana, y trata de imcolocar ese contrario a través de lo que muestra, es lo que consideramos pornografía.

Ante esta ubicación teórica proponemos a nivel profiláctico:

La formación de profesionales en una actitud relacional humana desprovista de todo manejo indiscriminado de su poder. Formación a través de cursos, grupos de reflexión etc., en que se dé información y formación sobre este enfoque.

Creación de espacios en lugares privados y públicos, en medios de comunicación para padres: desde la espera de un hijo y para cada etapa evolutiva, para maestros, profesores etc. etc. ... que posibilite el conocimiento y reestructuración.

Sobre el nivel terapéutico proponemos: trabajo en equipo en que desde cada especialidad se sepa detectar, diagnosticar, informar, orientar, e interconsultar.

Que cada plan terapéutico sea elaborado con precisión a partir de cada individualidad, teniendo en cuenta la historia, la realidad actual, las necesidades y las posibilidades; esto es el respeto mínimo posible.

Como propuesta de técnicas proponemos









enlace: http://www.***/web_gear/chat/chat.swf?id=135957405



Reglas del chat







1 – No insultar, agraviar, discriminar ni maltratar a ningún usuario, ya sea Administrador (Icono de color naranja), Moderador (Icono de color blanco), Miembro (Icono de color azul) o Invitado, ya que el chat es una comunidad pacifica y abierta para todos.

2 – No hostigar al usuario que este realizando la transmisión (Se denomina Miembro y su icono es de color azul) ni tampoco menospreciar la música que pasa ni los temas que toca. Hay muchos programas de radio, por favor dirigirse al que le sea mas afín a cada uno.

3 – No realizar SPAM (Promoción de páginas webs, publicación de correo, etc.) ni FLOOD (Escribir en varias líneas consecutivas sin el intervalo de tiempo suficiente, haciendo que lo escrito por los demás usuarios no se llegue a leer).

4 – No realizar acusaciones sin pruebas, no insultar ni tampoco comenzar discusiones de otras páginas web (Por ej. PsicoFXP), ya que eso esta totalmente prohibido y no está avalado ni por el staff de la Radio regueton ! ni por .

5 – No solicitar puntos para !, ya que se considera SPAM.

6 – Respetar las decisiones de los Administradores y Moderadores, enviando solamente sus reclamos, dudas, consultas o propuestas por Mensaje Privado (MP) vía ! o por correo electrónico si el usuario lo proporcionó y lo hizo de carácter público.

7 – Cuidar el lenguaje a ser utilizado, esté o no dentro del contexto de un insulto, ya que no todos los que participan del chat están de acuerdo en la utilización de las “malas palabras”.

8 – Esta totalmente prohibido ir a otros chat/peliculas/radio/anime/series de tv/foro a hacer propaganda de Radio regueton !, ! a menos que el chat/peliculas/radio/anime/series de tv/foro lo permita, y serán sancionados severamente los insultos y maltratos en otros chat/peliculas/radio/anime/series de tv/foro de parte de usuarios de Radio !.

9 – Queda totalmente prohibido hacerse pasar por otro usuario del chat de Radio regueton ! o de !




















Autor: kamkamkamkam
http://libros-online-gratis.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario