Zona de Gaza , todo una historia...

Zona de Gaza , todo una historia...

religión guerras historia gaza territotrio





GEOGRAFIA

Los territorios autónomos palestinos están comprendidos por dos zonas: Cisjordania (Ribera Oeste) y la franja de Gaza, situadas ambas al oeste del continente asiático, en la costa del Mediterráneo oriental.



La zona de Gaza limita al norte y al este con Israel. Al sur, con Egipto y al oeste se abre al mar Mediterráneo. Cisjordania, por su parte, estás situada en el interior. Limita al este con el río Jordán, que la separa de Jordania, y el mar muerto. El resto del región limita con territorio israelí.



La franja de Gaza es una planicie costera con dunas desérticas y una zona fértil. La zona de la Ribera Oeste es una zona montañosa y desértica, y fértil en el valle del río Jordán.



La zona cisjordana colindante con el mar muerto disfruta de las extrañas condiciones de que la dota esta laguna salada situada en el lugar más bajo de la Tierra y a la que desde siglos se le han atribuido propiedades terapéuticas.







HISTORIA

Para buscar el origen de Palestina hay que remontarse al 4.000 antes de cristo cuando un pueblo semita procedente del interior de la península Arábiga se instaló en la tierra que desde entonces se conocería como Canaan y a la que más tarde los romanos darían el nombre de Palestina.



Desde entonces por este territorio pasaron diferentes pueblos y civilizaciones hasta la dominación romana y la posterior invasión persa. Más tarde, hacia el año 634, fueron los árabes los que conquistaron la zona e hicieron frente a las cruzadas cristianas y a los asedios mongoles hasta que en 1516 el Imperio Otomano conquistó Jerusalén.



La dominación Otomana se prolongó hasta el año 1917, en que comienza la colonización Británica de Palestina. Londres prometió al jerife Hussein la independencia de las tierras árabes a cambio de su colaboración en la lucha antiturca. Al mismo tiempo, el ministro de Relaciones Exteriores británico lord Balfour prometía en 1917 al movimiento sionista la creación de una entidad estatal para los judíos dispersos por el mundo.



Este movimiento propició la instalación de judíos europeos en ese territorio todavía bajo administración otomana. El proyecto de nación judía chocó de frente con los planes palestinos que perseguían la independencia de los otomanos, independencia que ya habían logrado otras provincias vecinas.



Los enfrentamientos entre árabes y judíos sionistas se recrudecieron. Tras la Segunda Guerra Mundial y ante la inminente retirada británica, las Naciones Unidas propusieron dividir el territorio para crear dos estados, uno árabe palestino y otro judío. Los árabes rechazaron la partición.



En mayo de 1948, Israel se proclamó unilateralmente país independiente, lo que desencadenó la intervención militar de los países árabes vecinos en apoyo a los palestinos. Pero la guerra no sólo no logró impedir la consolidación del estado judío, sino que provocó el éxodo de gran parte de la población palestina y propició que Israel ampliara sus dominios más allá de lo previsto en el plan de partición.



Los territorios palestinos de Cisjordania y Gaza quedaron bajo control de Jordania y Egipto hasta que en 1967 Israel lanzó una ofensiva que se saldó con la ocupación militar de los dos territorios.



En 1974, la Conferencia Árabe celebrada en Rabat, reconocía a la OLP, fundada en 1964 y asentada en Beirut, como la única y légitima representante del pueblo Palestino. En octubre de ese mismo año la ONU reconoció el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación.



En julio de 1982 fuerzas israelíes invadieron el Líbano en un intento por destruir la estructura militar de la OLP. Cinco años más tarde estalló la Intifada («rebelión», en árabe).



Tras la Guerra del Golfo EEUU puso en su punto de mira el conflicto árabe-israelí. Era necesario resolver el conflicto para asegurar la estabilidad regional y colocar a salvo sus intereses econónimos en la zona. De esta forma, EEUU medió en el conflicto para forzar a las partes a entablar negociaciones.



En septiembre de 1993 la OLP y el gobierno israelí firmaron el primer documento de paz entre el Estado de Israel y el Movimiento Nacional Palestino: el Acuerdo de Oslo, por el que las dos partes se reconocían mutuamente y suscribían una declaración de principios para el autogobierno de los palestinos.



El incumplimiento de los términos del acuerdo de Oslo por parte israelí hizo crecer la desconfianza y provocó una congelación de las negociaciones y un recrudecimiento de la violencia que desembocaría el 28 de septiembre de 2000 tras la visita de Ariel Sharon a la Explanada de las mezquitas, en el estallido de la segunda Intifada.







CULTURA

A caballo entre tres continentes, Asia, Europa y África, estas tierras palestinas han bebido desde la antigüedad de una larga y rica ocupación humana. Fueron pasillo, por ejemplo, entre dos de las civilizaciones más importantes de la Humanidad: Mesopotamia y Egipcio.



Por sus tierras han pasado pueblos y culturas de corte muy diferente que, aunque por un lado han desencadenado tristes episodios en la historia de esta tierra, por otro, han ido conformando una realidad multiétnica y multiconfesional de muchos y ricos matices que pervive hasta hoy día.



Uno de los puntos que han marcado especialmente esta tierra es el hecho de estar considerada lugar sagrado por tres de las grandes religiones monoteístas. Para los cristianos es la Tierra Santa, para los judíos es la Tierra Bíblica y en ella se encuentran varios lugares sagrados para los musulmanes. De ahí que se diga que Palestina es tres veces santa.



En esta exótica mezcla de religiones y culturas se cruzan también distintas lenguas: el árabe es el idioma más hablado, pero está muy extendido también el hebreo. Además, una importante parte de la población entiende el inglés y quedan aún algunos judíos sefardíes que hablan el castellano antiguo.



En esta encrucijada de culturas y religiones destacan sobre las demás los rasgos de la cultura árabe y musulmana, que impone, por ejemplo, su día de fiesta semanal, el viernes, o que agradece al turista que no pasee por las calles demasidado ligero de ropa o con un cigarrillo en la mano.



Buena parte de la fuerza de la cultura palestina procede de sus esfuerzos por hacerla sobrevivir frente a las imposiciones israelíes. En el ámbito en el que más se ha dejado ver este afán palestino por distinguirse de la cultura judía es en el de la poesía popular.



La enorme hospitalidad de los palestinos es otro de los rasgos característicos de esta cultura. Es frecuente que inviten a los extranjeros a sus casas para compartir con ellos sus tradiciones.







FIESTAS

La mayor parte de las fiestas palestinas son de origen religioso y la fecha de su celebración varía cada año de acuerdo con el calendario lunar. La principal es el Ramadán, el mes bendito de los musulmanes en el que mediante el ayuno muestran su sumisión a Dios y su interés por la purificación de su alma.



El Ramadán finaliza con la fiesta de Eid-el-Fitr que se celebra visitanto a los amigos e intercambiándose regalos.



En primavera se celebra el Aïd el-Kebir o Fiesta del Carnero que conmemora el sacrificio de Abrahán. En mayo se celebra el inicio del nuevo año y en julio, el Mulud en el que se recuerda el nacimiento del Mahoma.







CLIMA

El clima de los Territorios Palestinos es, en general, mediterráneo, caracterizado por sus veranos secos y calurosos e inviernos suaves. De todas formas, varía según la latitud, la elevación y la distancia al mar. A orillas del mar muerto, por ejemplo, las temperaturas se extreman llegando a a alcanzar los 50ºC. En la zona de Gaza el clima es más húmedo que en el interior y con temperaturas más suaves a lo largo de todo el año.



La mejor época para visitar la zona es la primavera.







DOCUMENTACION

Para entrar en los Territorios Autónomos Palestinos es necesario el pasaporte, pero no se necesita visado para estancias que no superen los tres meses.



DINERO

El los Territorios Autónomos Palestinos conviven tres monedas: el nuevo shekel israelí, el dinar jordano y el dólar, cuyo uso también está muy extendido.



No suele haber problemas para cambiar moneda en bancos y hoteles ni para utilizar cheques de viaje.



Por otro lado, no existe límite a las divisas que pueden importarse, pudiéndose sacar del país aquellas cantidades que se hubieran declarado a la entrada.



Conversor de Divisas







DESPLAZAMIENTOS

Si tienes más de 21 años y una licencia válida, puedes alquilar un coche para tus desplazamientos por la zona. Las agencias locales suelen ofrecer mejores precios que las internacionales, aunque tienen el inconveniente de discolocar de menos oficinas para devolver el vehículo o recurrir en caso de problema.



Si prefiere hacer uso del taxi, tampoco tendrás grandes inconvenientes. Las tarifas son negociables, pero has de tener en cuenta, si te encuentras en Jesursalén, que algunos taxistas se niegan a pasar de la zona oeste de la ciudad a la este y viceversa.



Otra alternativa más barata son lo taxis compartidos en los que suelen caber hasta 7 pasajeros, son una opción entre el taxi y el autobús.



Lo más recomendable, en cualquier caso, para moverse dentro de las ciudades es caminar. Son ciudades pequeñas que pueden recorrerse a pie, ademas, ésta es la mejor forma de disfrutar del ambiente de sus calles.







GASTRONOMIA

Son famosos, dentro de la excelente cocina popular palestina, unos pastelillos conocidos como Katayef hechos con harina, huevo, azúcar, canela y miel. Estos pastelillos, que a veces resultan demasiado dulces para el paladar occidental, se suelen servir durante el mes del Ramadán.



Es muy habitual encontrar puestos callejeros que venden falafel, que es una pasta de garbanzos que se sirve que con pan de pita, ensalada y salsa. También es muy común toparse con puestos de shwarma, unos bocadillos de carne de pollo, ternera o cordero.



Otro de los platos típicos que no faltará en las cartas de los restaurantes más turísticos de ciudades como Jerusalén o Belén será el shishlick, un pincho de carne especiada. Además son muy típicos los dátiles.







SALUD

Las condiciones sanitarias son buenas en Jerusalén, pero más precarias en Cisjordania y la franja de Gaza. El Ministerio de Asuntos Exteriores no recomienda vacunarse contra ninguna enfermedad antes de visitar el territorio. Sí es recomendable, sin embargo, tomar precauciones contra el calor si se visita la zona en los meses de verano.



No existe convenio con la Seguridad Social por eso es recomendable contratar algún seguro privado antes de iniciar el viaje.







SEGURIDAD

El Ministerio de Asuntos Exteriores recomienda no viajar a la zona a la vista del recrudecimiento del conflicto con Israel. A aquellas personas que ineludiblemente tengan que desplazarse a la zona, el Minesterio les recomienda que se mantengan en contacto con el Consulado General de España en Jerusalén (ver apartado de Documentación).



Además el MAE advierte de que en la ciudad de Jerusalén está prohibido acceder a:



- La calle Ben Yehuda (y centro comercial), al mercado de Menahem Yehyda, a la calle King George (entre las calles Jaffa y Ben Yehuda).



- La Ciudad Vieja los viernes entre 11-14 horas (hora de los rezos) y por la noche.



- Carretera Yigal Yadin entre el barrio de French Hill y Ramot por la noche (debido a los tiroteos)



- Carreteras de By pass hacia asentamientos, por la noche.



Y en general son poco recomendables las zonas comerciales o muy concurridas.







COMPRAS

Los más típicos mercados callejeros con los que es fácil tropezarse por los barrios antiguos de las ciudades palestinas resultan una verdadera tentación para los aficionados a las compras. La gama de productos artesanales es amplia, variada y atractiva: desde alfombras de paja trenzada o productos de cestería a finísimos productos de marroquinería, lámparas o exóticas joyas.



En Belén son típicos los bordados y la artesanía de cristal, madera de olivo y nácar. En el barrio Mea Chearim, en Jerusalén, se encontrará todo tipo de artículos religiosos típicos. Eso sí, hay algo imprescindible en las compras por el zoco, algo sin lo que estos mercados no serían lo mismo: el regateo.







LUGARES

Jerusalén

La capital palestina es un crisol de religiones y culturas. Desde aquí, dicen los musulmanes que Mahoma se elevó al cielo, aquí se encuentra el Muro de las Lamentaciones de los judíos y aquí fue crucificado Jesús para los cristianos.



Hay que empezar la visita a la ciudad conociendo las magníficas murallas del Jerusalén antiguo construidas en el siglo XVI por Suleyman el Magnífico sobre antiguos muros romanos.



Las murallas de la ciudad cuentan con ocho puertas; siete están abiertas actualmente y la octava permanece cerrada. Las cuatro puertas principales (la de Yafo, la de Damasco, la de los Leones y la de Sión) están orientadas puntos cardinales hacia las principales ciudades de la región.



La Puerta de Damasco es la principal entrada al barrio musulmán y al zoco de Jerusalén. La Puerta Dorada es, según la tradición judía, la puerta a través de la cual el Mesías hará su entrada en la ciudad. Para impedirlo, los árabes sellaron esta puerta hace ya varios siglos.



Pero es la de Dung la única puerta de la ciudad que conduce a el Haram el Sharif, el lugar desde el que, según la religión musulmana, Mahoma subió a los cielos y al que, según los cristianos, Abraham trajo a su hijo con intenciones de sacrificarlo. En este lugar se levantan varios templos entre los que destaca el Qubbat el Sakkra o cúpula de la Roca, uno de los símbolos de la ciudad.



El Muro de las Lamentaciones es otro de los lugares indispensables de la visita a Jerusalén. Este muro pertenecía al templo que se levantó para albergar el Arca de la Alianza, donde se encontraban depositadas las Tablas de la Ley que Dios entregó a Moisés. El templo fue destruido por Tito y sólo quedó en pie este muro al que los judíos acudían a rezar y llorar.



Cerca de una de las puertas de la muralla se inicia la Vía Dolorosa, el camino que recorrió Jesús con la cruz a cuestas camino del Calvario. La Vía Dolorosa, que está marcada con las 14 estaciones de la cruz, culmina en la iglesia del Santo Sepulcro. Este templo fue fundado por el emperador Constantino y su madre Helena en el año 336 y hoy es compartido por cristianos ortodoxos, católicos, etc.



Todos los días, a las 12 de la mañana, se celebra una procesión en el interior de la basílica y cada viernes se celebra un Vía Crucis desde la primera estación, en la denominada puerta de la Virgen, hasta la decimocuarta. Precisamente, el viernes es el día de descanso para los musulmanes, por lo que la Cúpula de la Roca, y la mezquita de al-Aqsa, en la explanada del Templo, permanecen cerradas al visitante.



Saliendo por la Puerta de los Leones, se encuentra el Monte de los Olivos. En este lugar desde el que se pueden contemplar vistas impresionantes de la ciudad, se dice que se encuentra la tumba de la Virgen María.



Jericó

Situada a unos 260 metros bajo el nivel del mar, es la ciudad más baja del mundo y una de las más

antiguas, ya que está habitada desde hace más de 10.000 años. A Jericó vienen los peregrinos cristianos para contemplar el Monte de las Tentaciones, donde Cristo se retiró durante 40 días y fue puesto a prueba por Satanás.



No hay que abandonar Jericó sin acercarse a conocer el palacio de Hisham, situado a 2 kilómetros al norte de la ciudad. El fue destruido por un terremoto poco después de su construcción.



Belén

Otra de las ciudades de obligada visita en los Territorios Autónomos Palestinos es la ciudad que, según la tradición cristiana, vio nacer a Jesucristo. Belén es hoy una de las ciudades palestinas más prósperas que ha sabido conservar el sabor del pasado y fundirlo con los aires modernos.



El punto clave de la ciudad es quizá el lugar exacto en el que se cree que la Virgen María dio a luz a Jesús, por tanto, la cuna del Cristinismo. Sobre este lugar mandó construir el emperador Constantino en el siglo IV un templo que se conoce como la iglesia de la Natividad.



Pero merece la pena alejarse de los lugares más turísticos de la ciudad y adentrarse en sus calles más populares para vivir el verdadero ambiente de la ciudad: una mezcla de lo antiguo y lo moderno y de los cristiano y lo musulmán.



Ciudad de Gaza (Gaza)

La estratégica posición de Gaza entre Asia y Africa ha hecho que muchos pueblos y culturas se la disputaran ferozmente a lo largo de los siglos. Pero estos pueblos fueron dejando su huella en la ciudad y han dotado a Gaza de un importante legado artístico del que merece destacar la Gran Mezquita Al Omari.



Al mismo tiempo que Gaza presume de los tesoros que heredó de la historia, enseña con orgullo su espléndido litoral abierto al Mediterráneo y ofrece las delicias culinarias del pescado de sus costas.







DEPORTES

Las condiciones del terreno de los territorios palestinos independientes son excelentes para explorar esta tierra a pie o a caballo, de modo que el senderismo y la equitación son dos buenas opciones.



Si el calor aprieta y apetece más darse un remojón, las mejores opciones están en las playas mediterráneas de la franja de Gaza y en las saladas aguas del mar Muerto, en Cisjordania.







LIBROS

La comunidad palestina posee una importante tradición literaria fruto de su afán por distinguirse de la cultura judía, y de ésta destaca sobre todo la poesía popular. Al mismo tiempo, la conflictiva historia de Palestina ha hecho correr ríos de tinta, y es especialmente extensa la bibliografía sobre su conflicto con Israel.



He aquí algunos ejemplos:



"Los orígenes del problema de Palestina", de Martínez Carreras y José Urbano. Arco Libros.



"Viaje a Palestina", de Luis Reyes Blamc.

Este libro que recibió el premio Grandes Viajeros en 1999 repasa ese "campo de batalla" que ha supuesto la historia de Palestina. Tanta religión, ideología, historia, mitología, concentradas en cada piedra de esta ciudad es trastornante. "Jerusalen vuelve loco", escribe Luis Reyes Blanc al comienzo del libro.



" Vía Dolorosa: Palestina en el tercer milenio", de Adrian McLiman. Editorial Flor del viento. Esta obra es a la vez un ensayo y una guía atípica: un libro dedicado a los vestigios vivientes de la mayor creencia monoteísta que vió la luz en tierras de Oriente.



"Te canto, Palestina", de Michele D"Arcangelo. Ed. Mondadori. Este libro es el resultado de 30 años de poemas que han surgido del amor hacia un pueblo.



"Palestina: tierra de los mensajes divinos", de Roger Garaudy. Editorial Fundamentos. Otro libro que se adentra en los caminos de la historia, la política y la religión de esta tierra.





Guías:

"Tierra Santa". Editorial Acento. Guía práctica y visual que nos da una perspectiva de Tierra Santa vista por los pintores y por los escritores.



"Israel & the Palestinian Territories", de Neil Tilbury, Andrew Humphreys, Paul Hellander. Lonely Planet. La última edición de esta guía es de 1999.





Fuente:http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/news/newsid_1467000/1467266.stm





Este artículo lo publiqué ya q de pronto muchos sabemos , otros no tantos y alg nada de q es Gaza, su historia, sus habitantes, sus territorios, su religión.

Para los q lo saben bueno nunca viene mal recordar o simplemente pasar a otro post y, para los q no quizás como a mí me sirvió para entender un poco mejor, los graves conflictos, tan intrincados en esa zona , entre Irán, Irak, Isarel, Turquía, y demás países en continuos conflictos.

Siempre creo q es de buen criterio saber los orígenes de los problemas así , tal vez podramos comprender mejor el posible por qué se llegaron a estas instancias.

Espero les haya servido!!!















enlace: http://www.youtube.com/watch?v=1r9BEtH_ekw





































Autor: LilaLuis
http://libros-online-gratis.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada